lunes, 30 de enero de 2012

VAILANDO Y ESCRIVIENDO

Es evidente que me gusta escribir. Ya he dicho en alguna ocasión que escribiendo me defiendo muchísisisisisimo mejor que hablando… Y no es que hable mal (tengo la voz un poquito grave… bastante grave y no especialmente bonita), pero es que me siento mucho más cómoda delante de un papel que delante de una persona…

Los sentimientos me fluyen más fácilmente si los escribo. Soy más realista, más cariñosa, más despiadada, más cercana, más lejana… Soy más yo… o soy yo más extrema…

Hay otra cosa que me gusta hacer, y que no hago del todo mal. Bailar. Me defiendo bastante bien en una pista de baile. Me muevo al son de todo lo sonable y puedo estar horas y horas y horas y horas bailando. Y solo bailando. Sin hablar con nadie. Sin parar…

(También me gusta cantar, pero lo hago de culo! Qué le vamos a hacer…)

Desde pequeños he querido que LA ESTRELLA y EL PLANETA bailen. Muchos sábados por la mañana pongo en casa musicola y bailamos… En el coche bailamos (porque se puede bailar sentado con el cinturón de seguridad puesto eh?) y cantamos (a grito-pelao!), y me encanta que mis niños se peleen por la canción que quieren que suene y la berreen… La ESTRELLA se defiende bailando… El PLANETA es un crack!!!

Desde pequeños he inculcado a LA ESTRELLA y AL PLANETA la posibilidad de comunicarnos mediante la escritura. Y reconozco que con LA ESTRELLA me ha ido genial, porque nos entendemos maravillosamente escribiéndonos, tiene un humor muy parecido al mío y un carácter de la pera… (muy parecido al mío también).

Cuando yo era pequeña también me mandaba misivas con mi padre… Nos carteábamos habitualmente. La mayoría de los mensajes era así: “¡Hola Papi! ¿Qué tal la ópera? Espero que hayas disfrutado. Como no estás y me tengo que marchar ya, te cojo 2000 pelas. Te quiero. Un besito. Mara” … Cuando volvía de marcha me encontraba en mi cama una contestación que solía ser así: “Querida hija. La opera grandiosa. Eres un cielo. Te quiero infinito. Papá” … De estas tenía un montón, que por supuesto no guardaba. El día que se fue no me di cuenta de lo que perdía cada vez que tiraba una de sus cartas. Una la encontré. La tengo enmarcada.

En alguna ocasión, me cruzaba con Papá en el ascensor cuando yo salía y le decía: “Hasta luego Papi. Te he dejado una carta!!!” y me decía: “Muy bien hija, ¿Cuánto?”“2.500 pelas”“Esta bien, pero la próxima vez espérate a que llegue.”“Vale. Adióssssss”

En esto de la escritura, LA ESTRELLA ha salido a madre. Se manifiesta mejor por escrito que hablando. Es verdad que LA ESTRELLA es un poco más tímida que madre (casi todo el mundo es un poco más tímido que madre), pero LA ESTRELLA especialmente.

Cuando era más pequeña (hace dos años) y se enfadaba conmigo porque le había castigado, escribía en su pizarra Vileda frases que me dejaban triturada y que, por mucho que yo contestara intentando suavizar el tema, me hacían plantearme las contraindicaciones del exceso de uso de la pluma destructora de mi ESTRELLA.

“Nunca e conocido a una madre que no le importe castigar a su ija en su  habitación quince minutos y que cumpla el castigo asta el final”

Joeeeeeee!!! Qué duro!!! Y las demás madres ¿qué hacen? … ¿Sacan a las niñas antes de que termine el castigo?

“Entiendo lo que me quieres decir. Yo nunca había conocido a una niña que se portara tan mal con su hermano. Pero si me dices que te vas a portar mejor, quizá me lo piense y te levante el castigo”

Con esto, mi conciencia de madre-horrible-castigadora quedaba más limpia. Dejaba la pizarra en el suelo, oía como se abría la puerta de la habitación y se volvía a cerrar. Dos minutos. La puerta se volvía a abrir, sonaba “clonk” y se volvía a cerrar. Me asomo. Pizarra en el suelo.

“No te preocupes. No quiero salir todabía. Gracias por perdonarme”

TOUCHE! Claramente es peligrosísisisima con un boli entre los dedos…

Hace poco, con motivo de mi viaje a Chicago, LA ESTRELLA me hizo dos encargos: 1.- Fundas para su Itouch y 2.- Unas botas UGG.

(Hago un inciso para explicar que las botas UGG, son un calzado, super-requete-calentito y cómodo, que llevan por dentro relleno de borreguito, que se han puesto de moda absurdamente, que cuestan un pastizal y que con el cambio del dólar, en USA salen, aparentemente, más baratas).

Es lo único que quería LA ESTRELLA… Nada más. Y nada menos. Alguna otra amiga también me las encargó, siempre y cuando costasen menos de “X” $.

Mientras estaba allí, cada día, recibía varios correos de LA ESTRELLA, del tenor literal siguiente: “Hola mami, q tal? Hace frío? Tienes ya mis fundas? Y mis UGG? Te quiero mami. Mandame una foto si quieres y contéstame con lo de mis regalos. Adiosssssssssss”, y yo a todo contestaba con evasivas en plan: “Hola Princesita. No sabes qué frio hace!!! Nos ha nevado y todo. Estoy buscando tus encarguitos, pero todavía no los tengo. Te quiero bonita. Mamá”

Según se iba acercando la hora de volver, sin que yo confirmase la adquisición de los bienes solicitados, LA ESTRELLA se iba poniendo nerviosa. “Mamáááááá, ¿me lo has comprado o no? Si se las compras a “X” (el otro encargo) a mi también!!! Mamáááááá, por favor, quiero las botasssss”

Ya, el último día, no me quedó más remedio que contestar: “Vamos a ver Princesa, por partes: 1.-  las botas cuestan muchísisimo dinero, me parece absurdo gastarme eso, para que te crezca el pie mañana. 2.- A “X” (el encargo) tampoco se las he comprado, porque se sale del presupuesto que me dijo su madre. 3.- Ya tengo tus fundas, una rosa y una morada. 4.- S. (mi amiga maravillosa del viaje) te manda un beso. 5.- Mamá te quiere”

A los cinco minutos obtuve la siguiente contestación: “1.- ok pero yo las sigo queriendo por si las ves eh?. 2.- me parece bien que no se las compres a ella tampoco, xq si a mi no me las compras a ella menos. 3.- ok, espero que sean de este tamaño. 4.- pues dile que un beso de mi parte tb. 5.- y yo a ti tb!!!!!!!”

Claramente, LA ESTRELLA de mi vida tendrá un blog.

Hace dos días debutó EL PLANETA a sus seis años con el primer recadito en la puerta de su cuarto. Estaba en el salón con LA ESTRELLA cuando oí decir a mi niño: “¡¡¡Y quiero que se me obedezca!!!” y cerró la puerta.

Cuando me acerqué, en el suelo había un papel que decía todo seguido y de corridillo “acinosentra” (traducción: Aquí-no-se-entra!)…

Creo que EL PLANETA de mi vida también apunta buenas maneras literarias.

9 comentarios:

Uri Contini dijo...

En eso de que te defiendes mucho mejor escribiendo que hablando...que escribes que te mueres es una evidencia, pero hablando pocas personas he conocido que hagan sentirse más cómodo al interlocutor como tú lo haces.
Por cierto, me encanta lo escueto y conciso que es "EL PLANETA". Directo al grano...tengo muchas ganas de conocerlos.

Mara dijo...

Con interlocutores como tú, da gusto manifestarse de palabra mi niño!!! La ESTRELLA también tiene un "intringulis" que se muere por ponerte carita... "Intríngulis"... te acuerdas ¿verdad? Todavía te oigo las carcajadas con esa palabra. Un besito Uri...

TORO SALVAJE dijo...

Tienes un bonito universo en tu vida.

Besos.

El 16 en discordia dijo...

Yo ando mejor de perfil que de canto.
En lo del baile aunque digo que enamoré a mi mujer bailando es mentira, soy un pato y además tengo mucho sentido del ridículo(a no ser que lleve una copita).
También me manejo algo mejor escribiendo que hablando,puesto que tengo más tiempo para decir las cosas y no suenen tan mal.
Y ya para finalizar y no por ello lo menos importante,decirte que la verdad es que si apuntan maneras tanto tu ESTRELLA como tu PLANETA, pero me a sorprendido más este segundo, puesto que ha sido claro ,conciso y muy directo.

sin más palabras dijo...

Madre mía, me ha encantado “acinosentra”. Estás criando a unos bloggers en potencia, jejeje

Beatrice dijo...

No a levantar castigos, para cumplirlos hay que ponerlos reales, eso de "sin tele hasta el mes que viene", como no sea 31 y mañana 1 estas perdida, no lo cumples seguro. El castigo está para cumplirlo, es un regalo al mal comportamiento. Cuando los pongo los cumplo, pero antes hago artimañas para no tener que castigar.
La frase de tu hija me rechifla: “No te preocupes. No quiero salir todabía. Gracias por perdonarme”. da gusto ver el perdón cuando no se les ha dicho nada. Te descarga de pesar.
La niña vale para escribir, al menos como la madre lo hace. Y el crío es genial. A mi lo que me gusta es eso de "Y quiero que se me obedezca", toma!, y a mi también me gusta.
Escribir no lo hago demasiado bien, prefiero una buena charla-tertulia, me es más fácil expresarme verbalmente que con la pluma, porque con esta última me da tiempo a pensarlo dos veces y la lío siempre.

Beatrice dijo...

Las v/b ¿las cambias aposta? Será así como escribe tu hija ¿no?

Mara dijo...

Así escribía... Ahora escribe mejor... Están cambiadas totalmente "apiosta"...

Blogger dijo...

Identity Protection so strong, the U.S Government uses it. Get IdentityForce NOW.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.