viernes, 28 de junio de 2013

VIDA POLILLAR

Si, si… He dicho VIDA POLILLAR, que no VIDA APOLILLADA… La vida apolillada es una vida gris, aburrida, en la que comes lo mismo y vives cada día las mismas situaciones sin ponerle alegría ni ilusión…

La VIDA POLILLAR es otra…

Hace unos días, quizá una semana, oí que Madrid estaba sufriendo una invasión de polillas... “No he visto ninguna” pensé… y a partir de ese momento, mi encuentro con las polillas fue frecuente, continuo y reiterado. Se reproducían por esporas y estaban por todas partes…

La primera polilla me la encontré en el cuarto de baño. Y como no!!! estaba pegadita al estor que tapa la ventana. Cogí una toalla y “zasca!!!” me la cargué… Cuando coges una polilla cadáver, suelta polvillo y como te la acerques un poco, te pica la nariz e incluso puedes llegar a estornudar.

Las segunda, tercera y cuarta polillas se quedaron atrapadas entre la persiana y la ventana. Yo pensé que estaban dentro y con el almohadón que adorna mi maravillosa cama intenté matarlas… Absurdo… Gracias a Dios no estaban por dentro, estaban por fuera.

Con la quinta polilla he tenido una relación larga y especial…

Lunes 24 de junio. 7.57 de la mañana.

Me monto en el coche para ir al VIVERO. Dejo el bolso en el asiento del copiloto. Meto la llave en la ranurilla que enciende mi Audi y tal cual se enciende, suena "Silencio" de Bisbal. ¡¡¡Subidón!!!!... En ese momento una micro-chiqui-pulgui-polilla sale revoloteando de la zona del aire acondicionado y vuela hacia y contra mi.

“Arggggggg coñooooooo!!!” Me la quito de semi-encima como puedo. “Zasca!!!” le pego con la mano… Rozo sus alas y el revoloteo en convierte en una barrena en espiral con doble tirabuzón que la cerda consigue remontar… “¡¡¡Qué asco coño!!!” Doy dos o tres bandazos con la mano, por si consigo alcanzarla, pero … nada!

“¿Qué pequeña eres?”… “¿Dónde está tu madre? ¿Dónde está la guarra de tu madre? Seguro que está dentro del coche!!!” Me pongo a buscar como a una loca a la guarra de su madre, pero no la veo por ningún lado.

Salgo del garaje y bajo la ventanilla para ver si logro que se escapen las dos, madre e hija, o que, por lo menos, las succione el aire…

Me olvido de ella/s.

Martes 25 de junio. 7.56 de la mañana.

Me monto en el coche para ir al VIVERO. Dejo el bolso en el asiento del copiloto. Meto la llave en la ranurilla que enciende mi Audi y tal cual se enciende, suena "Vivo por ella" de Andrea Boccelli. ¡¡¡Subidón!!!!... En ese momento una chiqui-polilla sale revoloteando de la zona del aire acondicionado y vuela hacia y contra mi.

“Coño!!! ¿Todavía estás aquííííííí?” … Pego dos golpes absurdos al aire… Me peleo contra la nada porque como ha crecido en 24 horas, es más sabia, y esquiva perfectamente mis amagos de porrazo…

“¿Tu madre no ha venido a buscarte ehhh? Hay madres que no tienen corazón!!!”

Estampo el puño contra el cristal delantero… Nada… No me acerco a ella… Es una profesional…

Salgo del garaje y bajo la ventanilla para ver si logro que se escape la hija, dudo mucho que la madre esté dentro del coche… yo la habría visto, y si no se escapa voluntariamente, por lo menos que la succione el aire… no?

Me olvido de ella.

Miércoles 26 de junio. 8.20 de la mañana.

Joder!!! Me he dormido!!! ¿Qué pasa? Todos alguna vez hemos dado un manotazo al despertador, nos hemos dado medio vuelta “arrrrrr!” y hemos seguido durmiendo.

Me monto, a toda leche, en el coche para ir al VIVERO. Tiro el bolso de mala manera en el asiento del copiloto. Llego tarde, llego tarde!!! Meto la llave en la ranurilla que enciende mi Audi y tal cual se enciende, suena "On my own" de Los Miserables. Subidón y adrenalina!!!!... Llego tarde coño!!! En ese momento un polillote en condiciones y grandes dimensiones sale revoloteando de la zona del aire acondicionado y vuela hacia y contra mi.

“Vete a la mierda tíaaaaaaaa!!!!! No ves que llego tardeeeeeee!!!” Ni me molesto en intentar darle un porracín… Llego tarde…

Salgo del garaje a toda leche y bajo la ventanilla para ver si logro que se escape, la madre la ha espichado seguro! y si no se escapa voluntariamente, por lo menos que la succione el aire…

No sé quien me dijo una vez que los piojos sólo vivían 24 horas… Pues a las polillas yo les daba 48, pero esta ya lleva en mi vida 72…

Tengo esa sensación horrible de llegar tarde a primera hora, que te hace estar de mal humor y acelerada todo el día… Mierda!!! Atasco!!! Mierda!!! Un accidente!!!

La polilla se pasea alegremente por el coche… Claro! Llego tarde y no estoy intentando asesinarla, por tanto se pasea a sus anchas por mis posesiones la muy cerda!!!

Jueves 27 de junio. 7.54 de la mañana.

Me monto en el coche para ir al VIVERO. Dejo el bolso en el asiento del copiloto. Meto la llave en la ranurilla que enciende mi Audi y tal cual se enciende, suena "Canta corazón" de Alejandro Fernández. Subidón!!!!... En ese momento un Airbus-340 sale revoloteando de la zona del aire acondicionado y vuela hacia y contra mi.

Se golpea contra mi…

“¡¡¡COÑOOOOOOOOO!!! Pero cuanto tiempo vivessssssss!!!!” … “Ya me has tocado las narices!!!” Empiezo una guerra sin cuartel a bofetones contra la nada… “Leches con la polilla yaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!”

Me peleo contra el aire. Doy tortazos a la atmósfera. La busco con los ojos y la mirada!!! Nada… No está!!! Se ha vuelto a evaporar…

Salgo del garaje y bajo la ventanilla para ver si logro que se escape la cabrona… es tan grande que seguro que se ha comido a su madre, estos bichos no tienen corazón, y si no se escapa voluntariamente, por lo menos que la succione el aire, que la fuerza centrípeta o la centrífuga la fulminen, que salga de mi vida de una vezzzzzzzzz!!!!

Viernes 28 de junio. 7.52 de la mañana.

Me monto en el coche para ir al VIVERO. Dejo el bolso en el asiento del copiloto. Meto la llave en la ranurilla que enciende mi Audi y tal cual se enciende, suena la banda sonora de Moulin Rouge. ¡¡¡Subidón!!!!... Saco un panfleto de la última vez que fui al Teatro para atizarle un porrazo al polillote de las pelotas…

Paz… Paz… Paz…

Nada, ni nadie me atacan…

De pronto veo en la ranura del aire acondicionado algo… “¡¡¡Coño un cadáver!!!”

Alli está… Patas-pa-rriba-alas-pa-bajo… Tirada como una c(p)olilla…

¡¡¡Qué pena!!! Me da penita… Me da ternura… Mi poli-amiga se ha muerto… Ha caído fulminada por la vida apolillada polillar que ha tenido… Toda su vida ha sido en mi coche, absolutamente amenazada matutinamente por una humana que sin compasión ha intentado asesinarla…

Pobre… “¡¡¡Qué coñazo de vida has tenido hija mía!!! Siento no haber procurado para ti una mejor existencia…”

Conclusión: Las polillas en cautividad automovilística viven, aproximadamente, cinco días…

The end…

miércoles, 26 de junio de 2013

TE MIRO...

Llego a casa del VIVERO. Te estás secando el pelo. Salgo a la terraza con el portátil…

Pongo folio en blanco y me pongo a pensar en algo interesante que me haya pasado hoy y que sea digno de contarse… No hay nada significativo… Miro hacia la piscina. Dos niñas de once años aproximadamente, se están bañando aunque ya se ha marchado el socorrista.

Espero que no les pase nada porque no pienso saltar desde el segundo piso a por ellas…

Me enciendo un cigarro… “No fumes mami. Te vas a morir…” “Ya lo se mi vida! Lo voy a dejar prontito. Te lo digo de verdad.” “Papá ya lo ha dejado” “Lo sé. De verdad que yo también lo voy a dejar”… “Yo no quiero que te mueras”… “No me voy a morir, todavía no, mi vida”

Te sientas delante de mí, un poquito lejos para que no te moleste el humo, con el iPad entre las manos. Como lo manejas! Alucino… Eres de otra generación…

Te miro… ¡¡¡qué bonita eres!!! Con tu camisón blanco, tu pelo recién lavado, limpita, con la mirada limpia, los gestos suaves, las manitas blancas… Me pareces increíble.

Yo sigo con el folio en blanco. “Qué vas a escribir mami?” … “No lo sé”… “¿De risa o de llorar?” “Pues no lo sé… Creo que no va a salirme nada. No estoy inspirada” … Y entonces pinchas esto:


 

(Recomiendo oírlo mientras se sigue leyendo el post)

Otra vez Auryn… Otra vez Auryn… Les odio!!! Pero me pones una canción que no conozco… Y aunque es macarra, hortera, poligonera… Es tranquilita y de amor… Me sorprende esta canción… Y empiezas a cantarla en play back…

Coges un micrófono invisible (eso lo has aprendido de mi verdad?) y te pones a (no) cantarla como si te fuera la vida en ello, mientras te balanceas hacia los lados en la silla. Sabes de ti misma, como yo lo sé de mi misma, que no cantas bien, pero has heredado mi amor profundo por la música y te resistes a no cantar la canción aunque sea sin sonido…

Y te miro…

Te miro… y me pareces la cosa más bonita del mundo… Eres preciosa mi niña… Eres tan bonita!!! Eres tan elegante en movimiento!!! Y no es amor de madre. Físicamente, gracias a Dios, no te pareces en nada a mi… Tienes el pelo marrón claro y los ojos color almendra. Ahora, con el verano, el pelo se te aclarará y de tus ojos almendra saldrán destellos verdes… Y cogerás color. No te pondrás morena, tan morena como yo, pero cogerás un color precioso y estarás más bonita todavía.

Te miro… y me siento absolutamente orgullosa de ti. Pero no de mi por ser tu madre. De ti por cómo eres. Hoy has terminado el cole. Como siempre, habrás sacado unas notas buenísimas. Sin ayuda de ningún tipo. Desde muy pequeña haces los deberes sin que yo sepa que los tienes. Sabes cosas que no comprendo que te hayas aprendido, porque nunca te he oído recitarlas. Tienes una memoria prodigiosa.

Te miro… y me encanta la alegría que irradias… Quieres bailar a todas horas y para tu desgracia, no lo haces tan bien como yo. Y te enfadas porque cuando me pongo a tu lado, bailo mejor que tú… Y me dices que pare, aunque en realidad no quieres, porque te gusta verme bailar contigo… aunque te dé rabia que te “gane”…

Te miro… y me da tanto miedo hacerte daño. Me siento tan responsable de tu felicidad. Me da pánico que cualquiera de mis decisiones te haga pupa… No sé porqué pero siento hacía ti una responsabilidad muy especial. Siento hacía ti una unión bestial… Eres mi niña. Eres mi princesa. Eres, de todo lo que tengo, lo que más me gusta… Y sé, porque te lo noto, que te encanta estar conmigo, que me echas de menos, que te gustaría estar conmigo mucho más tiempo… y me siento responsable por no dedicarte más momentos, aunque los que tenemos juntas sean maravillosos, porque nos entendemos perfectamente… Tú sabes hasta donde puedes llegar conmigo, yo sé perfectamente que lo que me pides es posible, y que si hago un esfuerzo, te lo puedo dar… Y como tengo esta sensación de que no te dedico todo el tiempo que necesitas, intento darte las cosas “lógicas” que me pides. Yo también te echo mucho de menos…

Seguimos escuchando a Auryn… “¿Sobre qué escribes mami?” “Tonterías mi niña” … “Y ¿porqué mientras escribes me miras con los ojos llenos de lágrimas?”… “Porque me gustas… Me gusta mirarte…”

Sonríes. Tímidamente. Abres esos ojos preciosos y sonríes… Pones boquita de piñón y haces un mohín ideal con la nariz“Tu también me gustas mami”

Te miro… Eres un ser maravilloso. Eres tan importante. Eres tan especial.

Eres la ESTRELLA de mi vida… Esa que me hace brillar. Esa que me hace feliz. Esa que me hace ver que no soy celestial. Porque la celestial eres tú…

Te quiero mi ESTRELLA… Te quiero tanto… Y me gustas… Me gustas tanto… Que no se te olvide nunca…

lunes, 24 de junio de 2013

TIEMPO

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua: “Duración de las cosas sujetas a mudanza”

Efectivamente, todo cambia con el paso del tiempo.

No hay nada más valioso que el tiempo.

No hay nada que más se desaproveche que el tiempo.

No hay nada más caduco que el tiempo.

No hay nada más fácil de tirar por la borda que el tiempo.

No hay nada más absurdo, a veces, que dejar pasar el tiempo.

No hay nada mas inteligente, otras veces, que dejar pasar el tiempo.

El tiempo pone a cada uno en su sitio. El tiempo descoloca a lo bestia.

Dejamos pasar el tiempo sin darnos cuenta de que no vuelve. De que se extingue. De que termina. De que caduca…

El reloj de arena de tu vida pasa… Y… ¿qué estás haciendo? ¿Estas perdiendo el tiempo?

Las edades, las situaciones, las circunstancias, las personas, los sentimientos, las vivencias, las oportunidades, las películas, los enfados, las interpretaciones, las amistades, los amores, los cantantes, las modas…

Todo pasa, cambia, muta, permuta, transcurre, se gesta, se interpreta, gusta, disgusta, enoja, te emociona, en el transcurso del tiempo…

Lo que hoy no tiene trascendencia aparente, mañana será recordado con alegría, tristeza, añoranza, risas, lágrimas… ¿y qué es lo que hace que lo veas distinto?

El tiempo.

El tiempo…

Cura o pudre heridas.
Quita y pone importancia a los acontecimientos.
Valora o desvirtúa situaciones.
Te hace añorar o repudiar a las personas.
Abre puertas que en otro momento estuvieron cerradas.
Cierra ventanas que en su momento se encontraban abiertas.
Cambia las reacciones de tu persona ante una misma situación.
Te hace valorar momentos que antes no hubieras ni siquiera observado.
Te devuelve el sueño ante circunstancias que en otro momento te hubiera producido un insomnio tremendo.
Abre o cicatriza dolores.
Olvida o refuerza odios.
Enquista o disuelve problemas.

Una vez le preguntaron a Bibiana Fernández, que he de confesar que cada vez que habla me convence, que si quería tanto a un nuevo novio que tenía como al anterior y ella dijo: “Pues mira, no lo sé, el amor es como el calor, yo recuerdo que el verano pasado hizo mucho calor, pero hoy siento el calor de este verano en mi cuerpo!!! Con el amor es igual, yo a aquel le quise mucho, pero al que quiero ahora y por el que me muero es por este”

¿Y qué es lo que determina la magnitud de un amor o de otro?

El paso del tiempo…

Y de la amistad. Y de la importancia de las cosas. Y de los problemas.

Pasa… Y pasa… Y pasa… Joder que si pasa… Rápido, veloz, raudo… Como un caballo desbocado…

¿Qué haces ante el paso del tiempo?

¿Estás aprovechando tu tiempo? ¿Crees que no pasa? ¿Te has parado a pensar si valoras lo suficiente tu tiempo? ¿Y el tiempo de los demás? ¿Valoras el tiempo que los demás dedican a escucharte y quererte?

ADV que es un gran sabio siempre dice que “cualquier tiempo pasado fue anterior”… Pero ¿y tu tiempo presente? ¿qué vas a hacer en el futuro con tu tiempo? ¿qué estás haciendo ahora?

El tiempo… ¡¡¡qué cabrón!!! Hace nada, antes de ayer, nos tomábamos las uvas encogidos y tiritando de frío y hoy, sacamos las sandalias de verano porque nos puede el calor… Han pasado seis meses desde que brindamos por el 2013 y … ¿qué has hecho en este tiempo? Piénsalo… Despacio… Medita un poco…

¿Has dejado pasar seis meses de tu vida absurdamente o has aprovechado a tope ese semestre? ¿Has pensado que esos seis meses no volverán? Vendrán otros si… pero esos, ya no volverán… Serán distintos, no serán mejores, ni peores, serán sencillamente distintos… Otros… Y tú mientras… ¿qué has hecho en este tiempo? ¿has aprovechado las oportunidades o te has sentado verlas pasar?

Perdemos el tiempo en cosas sin importancia, dejamos de lado a las personas para darle valor a cosas absurdas, perdemos a los seres queridos por el camino sin que nos haya dado tiempo a decirles que les queremos, pretendemos volar muy alto sin darnos cuenta que lo fácil es ir andando y mientras… se pasa el tiempo, se acaba el tiempo, se esfuma el tiempo…

El tiempo se termina. Tu tiempo está pasando… Tic-tac-tic-tac-tic-tac…

No lo pierdas…

Aprovéchalo!!!

sábado, 22 de junio de 2013

ANONIMO A

Ya he reconocido abiertamente en varias ocasiones que soy súperfan de Molinos. Me encanta como escribe, con independencia de si comparto o no sus ideas u opiniones… Lo que leo de su “pluma” me gusta… Me gusta mucho como está escrito y expresado.

El otro día escribió "MORIR O MORIR", una reflexión que nos hemos hecho todos sobre, ya que nos vamos a morir seguro, cómo nos gustaría morir o cómo nos gustaría perder a nuestros seres queridos…

Yo hice mi comentario… Que fue éste: “Uffff... Evidentemente el infarto, para que el que se va, es lo mejor. Para el que se queda es absolutamente desconcertante y dolorosísimo... Un infarto fulminante, como el de mi padre, te enseña a que en la vida estás y dejas de estar en tan sólo un segundo y aprendes a valorar el ahora, sin mirar a un futuro muy lejano, ya que no tienes seguridad de si llegará. Un infarto te quita cualquier esperanza de recuperación del infartado porque viene todo junto: Infarto y muerte. En una enfermedad siempre hay una mínima esperanza de que desaparezca el "virus maligno" y el enfermo se recupere...

Sólo estoy en desacuerdo contigo en una cosa Moli: Si te mueres, si hay algo más... Hay mucho más... Y será mucho más maravilloso que esta vida, pero el problema es que como ninguno de los que se han ido a conocerlo, ha vuelto para contárnoslo, sentimos miedo hacia ese lugar. También es verdad que si ninguno ha vuelto es porque están maravillosamente allí no? Pues sí, ¡¡¡después de la muerte hay vida!!! Un beso”

Al ser un tema (del apotema) que se las trae, entré para ver que seguía comentando la gente y de pronto leí esto: Moli, me ha encantado el post. También leer los comentarios. Especialmente el de Ana María, con el que me siento muy identificada. Gracias a todos. Yo me estoy muriendo lentamente. De una enfermedad degenerativa a la que no pienso maldecir, porque de nada sirve y nada bueno me aporta. Es más, me ha permitido acercarme a los míos y se lo agradezco. 
No he contado a nadie que me muero. Algunos de mis seres queridos son fuertes, y tratarían de aprovechar los últimos meses conmigo, pero para otros sería una tortura. Dentro de unos meses, antes de que se note demasiado, me suicidaré. Ha sido una decisión dura, porque dejaré detrasa una niña preadolescente y no puedo ni imaginar cómo le afectará mi decisión, pero lo que tengo claro como el agua es que no quiero que pase su adolescencia pegada a una cama de hospital, viendo como su madre se desvanece demasiado lentamente y con la imposibilidad de comunicarnos a causa de las drogas.
La opción más rápida es siempre la mejor. En fin, no quiero poner mal cuerpo a nadie. Quedaros con la idea de que la vida es maravillosa y a veces una puta mierda. Yo elijo que mis últimos días con los mios sean maravillosos. Al menos les quedará ese recuerdo.
A”

Joder!!! Sólo leer “dentro de unos meses… me suicidaré”… Me puso los pelos de punta… Me hizo mirar a otro lado… Me revolvió por dentro… De pronto, pensé que era el típico anónimo que quería crear polémica en el post y me enfurecí … Pase del tema y seguí con mis macetas… pero ufff!! Qué mal cuerpo, que mal rollo…

¿Y si de verdad es verdad lo que dice el Anónimo A? … Como no me costaba nada volver a entrar en el blog y hacerle un comentario, me lancé a la piscina:“Anónimo A... No le quites a tu hija la posibilidad de cuidarte y mimarte hasta el final!!! Seguro que si a ella le dieran a elegir, preferiría estar pegada a tu cama, acariciándote la mano y diciéndote que te quiere, aunque tú ya no puedas oírlo o sentirlo..
Yo mataría por tener a mi padre dos minutos a mi lado aunque fuese dormido o moribundo... No le hagas eso a tu hija... No te arranques así de su lado!!!
En este caso se cumple absolutamente el refrán para ella: "Va a ser peor el remedio que la enfermedad"
Y piensa que lo que no puede curar la medicina, lo puede curar Dios. Pídeselo a Él!!! Un beso y mucho ánimo... Me encantaría hablar contigo”

Y eso que escribí me pareció escaso, batiburrillo, precipitado y poco convincente. Me encantaría poder hablar con Anónimo A…

No sé muy bien cómo enfocar este post… No sé cómo podría ayudar más a Anónimo A, porque yo no considero el suicidio como una solución, ni una salida a nada, y por tanto, para mi ayudar a Anónimo A es intentar sacarle de la cabeza esa idea.

Podría decirle que no es “dueño” de su vida… Pero seguramente saldría escandalizado porque si quiere quitársela, si se considera dueño de ella.

Por tanto voy a ir a donde creo que más puedo ayudarle, que es en el impacto que causa en un hijo la pérdida de un progenitor. Anónimo A ha manifestado que es madre… Por tanto, afrontaré este post intentando expresar el sentimiento de hija que perdió a su padre, repentinamente y sin esperárselo… Y quizá con ello, ayude a ver a Anónimo A la otra cara de las consecuencias que implicarían su decisión de quitarse la vida.

Anónimo A:

Efectivamente, no sé lo que se siente cuando tienes una aparente Sentencia de Muerte dictada… o una Espada de Damocles en la cabeza… o estás lista de papeles… Da igual como decirlo. No sé qué se siente al oírlo sobre ti misma. Pero si sé, y muy bien, lo que se siente cuando te quedas sin padre, de pronto y sin esperarlo, a la edad de 19 años, siendo su ojito derecho y la pequeña de cinco hermanos.

Es horrible Anónimo A. Horrible. Horrible. Horrible. ¿He dicho ya que es horrible? Y no es horrible el golpetazo inicial, que también, porque ahí estás como arropada y entretenida por gente que hace un auténtico esfuerzo por acompañarte en esos días, pero que no son tus habituales de la vida.

La leche que te dan al recibir la noticia… Noooo… Ahí no se siente nada. Bueno se siente mucho, pero todo lo que se siente es raruno. Quieres llorar pero no te salen las lágrimas, porque no te duele … es sorprendente pero todavía no te duele la muerte de tu padre. Lo peor viene después, varios meses después, cuando todos los no habituales dejan de llamarte a diario, como es lógico, y vuelven a sus vidas, y entonces notas la ausencia desgarradora de ese habitual tan maravilloso que se ha ido para siempre.

Anónimo A, esto es sólo la punta de un montón de sentimientos tristes, de recuerdos que sabes que no volverán, de vivencias que no se van a poder repetir, porque el protagonista absoluto de todos y cada uno de ellos se ha marchado.

A veces me he enfadado con él, con mi padre, y le he reprochado a él y a su corazón que no aguantaran un poquito más a mi lado. Su parada cardiaca paró la vida que yo tenía hasta entonces, y a partir de esa parada, empezó otra vida totalmente distinta para mi. Me sentí muy sola. Mucho. Y en muchas ocasiones sentí incluso frío al no notar su presencia y su calor. Mi vida no se divide en “cuando era soltera y casada”, “cuando no tenía hijos y cuando los tenía”, “cuando estudiaba o trabajaba”… Mi vida se divide en el año 1994, y siempre que me dicen un año pienso “papá estaba conmigo o papá ya no estaba”.

Anónimo A, la muerte es algo de lo que no te vas a poder escapar. Si tú no vas a ella, ella vendrá a ti. Es irremediable. Si hay algo que compartimos todos los que nacemos es que morimos… Lo que se tramita en medio del nacimiento hasta la muerte es distinto para cada uno de nosotros, pero la muerte, la compartimos todos al 100%... ¿Por qué si la muerte te va a llegar tarde o temprano, vas a acercarla tú en el tiempo? Espera a que te venga, si venir va a venir. Si marcharte te vas a marchar… Espera a que venga ella a buscarte.

Y pregúntale a tu hija que prefiere… Si no volver a verte nunca más jamás en su vida… o verte y tenerte aunque sea drogada y moribunda en una cama. A mi me encantaría poder ir a algún sitio a verle, aunque fuera dormidito…

Yo regalaría un año entero de mi vida por poder abrazar a mi padre durante cinco minutos, y decirle que le quiero con locura y que no le puedo echar más de menos, y que le necesito, que necesito oir su voz, y sentir sus besos, y notar sus miradas de amor profundo de padre, y presentarle a la ESTRELLA y al PLANETA, y enseñarle mi casa, y mis amigas, y que viera lo feliz que soy gracias a todo lo que él me ha dado…

Anónimo A no le hagas eso a tu hija. No tomes una decisión tan dura para ella, por ella. Una decisión tan drástica. Que no tiene vuelta atrás. Ella no recordará tus últimos días como maravillosos… Ella recordará que su madre se quitó la vida por ella. Eso no lo va a poder superar nunca, por mucha carta que le dejes explicándoselo. Ella no lo va a entender. Yo como hija, nunca hubiera podido comprender que mi padre se quitara la vida para “aparentemente” ahorrarme un sufrimiento, porque el sufrimiento que supone su ausencia es mucho peor, que el haber podido cuidarle y mimarle durante su enfermedad, haber podido ser testigo de su último suspiro y haberle podido decir bajito, al oído, una y mil veces, aunque no me oyera, “te quiero Papi, te quiero”. Yo no tuve ese lujo. Yo no le pude cuidar. Yo no le pude “devolver” nunca todo lo que él hizo por mi.

Anónimo A si lees esto, me encantaría que me dieras la oportunidad de hablar contigo y de explicarte el sentimiento desgarrador de una huérfana joven. Déjame hablar contigo por favor, déjame hablar contigo…



jueves, 20 de junio de 2013

CONTINI-BITRIX-ALBORAN-BILBAO

- “Mamá, ¿dónde está Coslada?”

Con esa frase empezó un fin de semana musical a tope…

7 de junio viernes, y tras renegar a tope contra este pánfilo, me fui a Coslada para que la ESTRELLA de mi vida estuviera orgullosa de su madre… Lo único que conseguí es que se “colara” todavía más por el pedorro de Auryn, que la hija de F50 suspire por otro de ellos, y que ahora nos supliquen las dos que les llevemos a otro concierto de estos tíos el 12 de septiembre.

8 de junio, sábado, a las 9.30 de la mañana, salí de casa con un sueño de narices, fui a buscar a Bitrix y puse rumbo a Bilbao para tener un encuentro “lejano” en kilómetros, pero cercano en sentimientos,  con Pablo Alborán.

Bilbao no es bonito… Lo siento. No lo es… Bilbao es Bilbao, es grande como su semana, se come de coña y bla, bla, bla… pero no es bonito, en absoluto…

Llegamos a Bilbao a las 14.00 horas aproximadamente. El Sr. Contini ya estaba allí, esperándonos en el hotel. El hotel estaba al lado de la Universidad de Deusto y del Guggenheim… Dejamos la maleta y nos echamos a la calle a tomar unos pintxos.




Llovía… Mogollón… Y Bilbao, lloviendo, es menos bonito todavía… Entramos en un chino a comprar un paraguas… El chino cuando se despidió nos dijo “Agul”… ¿¿¿Agul???? Si… “Agul” colega!

Después de muchos pinchos y zuritos  y un largo paseo bajo la lluvia, nos volvimos al hotel a pegarnos un siestón!!! Qué siestón! El mío por lo menos… A lo lejos oía una conversación entre Bitrix y Uri. Las conversaciones entre amigos de la infancia, son distintas a las que se tienen con otro tipo de amigos… Son absurdas, intrascendentes, maravillosas, divertidísimas, no tienen moraleja, no sacan conclusiones y te dejan dormir a pata suelta… “Madre mía, y la pobre Maria Teresa Campos… debe estar hecha polvo… Es el Ángel de la Muerte!!!” “Y eso?” decía Bitrix… “Joe, cada vez que va alguien a su programa “Qué tiempo tan senil”, la palma a los 15 días”Quien se ha muerto Uri?” “Pues uno de los Brincos o una vieja gloria de Eurovisión… Y joe… Concha Velasco!” … Resucité! En ese momento resucité de mis cenizas… “No jodasssssss!!! ¡¡¡¡¡Qué se ha muerto Concha Velasco????!!! Pero si no me he enterado!!! Es imposibleeeeeee!!!”“No coño… Concha Velasco no… La otra… Sarita Montiel!!!” “Ahhhhh joderrrrrrrrr que susto tío!!” Y volví a mi estado de semi-inconsciencia…

Ellos seguían… Bla, bla, bla… Oigo una voz en off… “Bueno… y al pobre Camilo Sesto, que le ha pasado como a Jose Luis Moreno” … “Si tío…. Le han entrado en casa y le han pegado un palizón de narices” Me medio vuelvo a despertar… “Si… Menos mal que no estaba su hijo… Bueno los hijos de José Luis Moreno tampoco estaban”… “José Luis Moreno hijos?” “Si… ¿nooooo? José Luis Moreno no tiene hijos” … “Si hija, si… Macario, Monchito y Rockefeller no te jode!!!” … Despiporre total!!! “Ahhh… yo pensé que tenía…” … “Estás tu buena… Anda… sigue durmiendo”

Bla, bla, bla… A lo lejos les oía… No hacía falta cerrar los ojos para sentirme con 14 o 15 años en la toalla de la playa de Comillas con aquellos dos amigazos a mi lado hablando de tonterías o de cosas sin trascendencia… El Sr. Contini y Bitrix juntos son como para no dormirse, pero el agotamiento de la noche anterior no me permitía mantener los ojos abiertos… Entraron en una conversación fundamental sobre cocina, sus platos estrella, sus capacidad culinarias y no pude dejar de soltar una carcajada al oir decir a Uri, serio, cabizbajo, con la mirada perdida por aquella ventana llena de gotas de agua: “¡¡¡Mi gran drama son los sofritos!!!”… En ese momento me desperté para siempre, me estaba perdiendo un momento memorable de mi vida…

Después de una conversación tan profunda, nos fuimos hacia el Arena de Bilbao. No dejó de llover ni un segundo. Me sorprendió la gran acogida que Bilbao hizo hacia un malagueño… Creo que al propio Alborán también le sorprendió, porque estaba colgado el cartel de “no hay entradas” desde hacía un par de semanas…

El Arena de Bilbao es un mega polideportivo nuevo… Feo por fuera (a mi me lo pareció) pero chulísimo por dentro. Y grande, muy grande, enorme… Por fuera tiene como escamas en distintos tonos de verde. No sé… No pega mucho con la aparente seriedad de Bilbao. Por dentro era bárbaro.

Nos hicimos unas fotitos para el recuerdo… Tipo esta…

 


Y Alborán empezó a sonar, con fuerza, con seguridad. La otra vez que le ví estuvo más tristón, más tranquilo, más pausado… Esta vez nos hizo bailar y vibrar a lo bestia… En directo suena maravillosamente. Es un pedazo de artista… El se lo compone, se lo canta, se lo baila, se lo coreografía con el resto de músicos, cambia las canciones, las toca al piano, toca los bongos… Ojjjjj!!! Da gusto verle en directo. Pegó un conciertazo en Bilbao de narices… y yo… suspire, me emocioné, me tragué las lágrimas en más de una ocasión, me lo bailé, lo disfruté. Y además maravillosamente acompañada del Sr. Contini, que disfrutó como un campeón y de Bitrix, que fue a Bilbao protestando porque “Alborán es un triste, pero yo con tal de salir de Madrid, voy a cualquier sitio” y acabó tatuándose la canción de “Quien” en el brazo izquierdo.

El tío es un profesional!!! Tanta gente a su alrededor cantando como los perros... y no se pierde macho! No desafina! No desentona!!

Y si… Me lo canté todo. Mal. Fatal. Horrible. Mi gran frustración, lo he dicho mil veces, es lo mal que canto. Yo oigo un acorde de una canción y la reconozco al instante… la reproducción que hago de la misma es de potar colega!!!! El problema es que me chifla cantar, pero lo hago de pena!!!

Una persona que me quiere mucho, mucho, mucho, y a la que yo quiero más, más, más, siempre me dice que yo no interpreto las canciones, que yo las perpetro…

Pues allí en Bilbao perpetré esto. Si… Eso que ulula yo soy…

video


Y después de un conciertazo bestial. Nos fuimos de copas y… hasta ahí puedo leer (como Mayra Gomez-Kemp… verdad Uri?)

Y tras un finde “tranquilo y relajado” con dos amigos de la infancia a los que no puedo querer mas, con los que he pasado unos momentos inolvidables e irrepetibles a lo largo de toda mi vida, me volví a Madrid a lo mío…

Gracias chicos, como siempre que estoy con vosotros ha sido maravilloso, solo puedo daros las gracias!!! Sois increíbles!!!



(Esto me lo encontré en Bilbao en una tienda de “cocretas” y no pudo ser más “ad hoc”)


lunes, 17 de junio de 2013

SUPERIORES, MUY SUPERIORES...

Vamos a ver si nos centramos, porque os noto dispersos…
 
La mujer es un ser superior, muy superior, al hombre en muchas cosas…

Nosotras somos vuestro complemente perfecto. Vosotros no sois, ni de lejos, el nuestro.

Sobre todo en las cosas importantes para la vida. Somos mucho más fuertes, mucho más duras, mucho más maduras… No físicamente (que alguna si)… Psicológicamente… La capacidad que tiene una mujer de sufrir y sacrificarse es muy, muy, muy superior a la de los hombres. Aguantamos los bofetones como campeonas y sin parpadear, ¡somos los perfectos peones negros de un ajedrez!

Una mujer puede estar hundida, literalmente, en la miseria y nadie se lo notará. Será capaz de cumplir con todas y cada una de sus obligaciones, y ninguno de los que hay a su alrededor se dará cuenta de que llora en silencio y sufre como una campeona. Un hombre arrastra los pies, los zapatos, los pantalones y los calzoncillos… Una mujer, cuanto más hundida está, más se sube a los tacones y se pinta.

Hay una leyenda urbana que dice que una mujer que ha empezado a superar una mala situación, lo primero que hace es cambiarse el pelo! Pues ya sabéis… Cuando veáis un cambio de look radical en nosotras es porque hemos empezado a ver la luz de algo, hemos conseguido ver una solución a un problema, del que vosotros seguramente no os habéis ni coscado… Y esa luz la vemos a lo lejos, pero la hemos empezado a ver.

¡Del dolor físico ni me pronuncio! No hay nada peor que un tío enfermo. Un tío enfermo no sirve para nada. Las mujeres, aún enfermas, seguimos dándoos de comer a vosotros y a toda vuestra familia, que suele ser la nuestra.

También tenemos nuestro carácter. Solemos tener un fuerte carácter. ¡¡¡Gracias a Dios!!!. Si encima de no tener la misma fuerza física, no tuviéramos un carácter de la leche, nos comeríais por una pata… En esto estamos perfectamente compensados… Vosotros ponéis los músculos, nosotras el carácter y los bemoles. Eso es así…

Y cuando hablo de carácter, no hablo de mal carácter. El carácter no lo tiene quien más grita y quien más protesta… Noooo!!! Una persona que constantemente está de mal carácter, es una persona con una clara falta de carácter… Es un SIN CARÁCTER. Las mujeres tenemos carácter, pero no nos domina él a nosotras, nosotras le dominamos a él y lo sacamos solo y exclusivamente, cuando es necesario o nos apetece.

Lo peor es que os venimos muy grandes. Y vosotros lo sabéis y en lugar de adorar y admirar lo que tenéis al lado, intentáis hundirnos psicológicamente para que no nos vengamos arriba, más arriba de lo que ya estamos… Y nosotras, nos hacemos las tontas, para que os creáis que mandáis algo… pero en realidad, la verdad, la pura verdad es que dependéis total y absolutamente de nosotras y sin nosotras no sois nada…

Tenemos intuición… Pero una intuición de bruja bestial… Sabemos perfectamente con una mirada lo que estáis pensando y lo que estáis sintiendo. Os conocemos mejor que si os hubiéramos parido… pero … y vosotros? Nos conocéis?

Después de tantos años a nuestro lado majos!, deberíais saber ya como somos, o por lo menos deberíais hacer el esfuerzo de intentar comprendernos, o disimular un poquito y que parezca que nos entendéis aunque estéis más perdidos que el Minotauro del laberinto.

Tendríais que saber que nosotras somos puro sentimiento, pura dinamita y pura emoción… Que nuestra facilidad de quereros es directamente proporcional a nuestra facilidad de odiaros en un momento puntual, y que cuando tenemos el cable cruzado, lo mejor es que os quitéis de en medio en silencio y de puntillas, sin hacer ruido por favor.

Os empeñáis en intentar solucionar problemas y conflictos que se salen vuestras capacidades emocionales e inteligibles, y por eso, lo único que conseguís es llevaros un berrido de narices que os borra el bigote de un soplido y que os hunde más y más en la miseria, porque sois conscientes de que ella, la miseria, forma parte de vuestro ser y de vuestra personalidad.

No os salváis ni uno! Ni uno colega! Ni uno!

No quiero entrar a tratar el tema de nuestra capacidad infinita de volveros locos… Con dos carantoñas y dos mimitos sois hombres perdidos y entregados a la causa y tocáis el cielo con vuestras yemas de los dedos… Con dos miradas asesinas, estáis “gozando” de las calderas del infierno.

Emocionalmente hablando, sois inferiores a nosotras… pero muuuuuuy inferiores y por eso es prácticamente imposible que nos entendáis y que nos podáis ayudar.
Sois básicos macho! Y vuestro retorcimiento suele plasmarse en mala leche concentrada, pero no nos llegáis ni a la suela del zapato en cuanto a inteligencia emocional. Por eso, cuando nos veis tristes, llorosas, meditabundas no sabéis como reaccionar y, o bien os revenís como las patatas fritas de bolsa, o bien os enfurecéis… y entráis en unos jardines, en los que sois claros perdedores…
 
Cuando nos veáis rarunas, iros!!! Es sencillísimo… Desapareced de nuestra vista… Haceros invisibles!!! Dejadnos en pazzzzzzzzzzz!!! Fusssss, fusssss, fusssss
 
Somos absolutamente dignas de adoración y veneración por vuestra parte, pero claro, eso os hace sentir más inferiores todavía si cabe, y por eso no nos lo demostráis. Hay que ser muy, pero que muy hombre para demostrar, con total paz, orgullo y serenidad, la admiración infinita y el amor profundo que se siente por una mujer. Y de esos hombres, hay pocos, muy pocos. Yo he tenido la suerte de conocer alguno. (Mi padre, por ejemplo)

 
Y os recuerdo… porque a veces se os olvida… Que se cazan más moscas con miel que con hiel…
 
(¿Cuantos amigos y lectores del género masculino he perdido hoy?)
 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.