domingo, 15 de enero de 2012

CHANDALISMO

Aborrezco el “chandalismo”, que es ese ataque compulsivo que tiene la gente de ponerse el chándal los fines de semana… Me espanta. 

Y lo confieso abiertamente: Yo, no tengo chándal. No sé lo que es comprar un chándal y no comprendo la gente que para estar en casa se pone un chándal, o que los fines de semana va en chándal a hacer la compra o a desayunar con las amigas. No voy a entrar a destripar las posibilidades de combinación de un chándal con abrigos y zapatos… Qué son infinitas y a cual peor.

Cada “modelito” del armario tiene su razón de existir.

El chándal sólo tiene un motivo de ser y existir, que es el de hacer deporte con él puesto. Fuera de ahí, el chándal no tiene sentido. Es como el traje de baño, que sólo te lo pones para bajar a la piscina o a la playa, pero no vas a por el pan con el traje de baño, salvo que después te vayas a la playa y siempre vas tapada. Es como el traje de esquiar, como el de montar a caballo, como el traje de noche… Pues el chándal igual. Yo ni siquiera para eso, porque desde pequeña hacía deporte con los calzoncillos de florecitas de mis hermanos mayores, que tenían miles y me los iban regalando según pasaban las modas de flores a rayas, de rayas a cuadros… y mis hermanas y yo, venga a heredar calzoncillos y venga a heredar calzoncillos, que usábamos, debidamente, para jugar al paddle con un polo a juego… Con lo cual, nunca he tenido chándal, porque si hacía frío, servidora no jugaba ni de coña!!!

Y da igual que el chándal sea de Loewe, de Chanel, o de D&G… Casi es peor pensar que te has dejado un pastizal en una prenda tan horrorosa como un chándal. Es mucho mejor que sea de Carrefour o Decathlon… El súmmum del horterismo es el “Chándal de Marca”… Eso es lo más!!! Lo más peor quiero decir…

Y comprendo mucho menos, la gente que usa el chándal para estar en casa… Esto si que es totalmente incomprensible!!!

Nunca nadie me ha sabido explicar la diferencia entre la ropa de salir a la calle y la ropa de estar en casa. Nunca he sabido bien por qué la gente se viste “cómoda” (cerda) para estar en casa y se pone “mona” para salir a la calle. ¿Qué diferencia hay entre la gente que te ve por la calle y la gente que está en tu casa? ¿Por qué creemos que son más importantes los de fuera?. De hecho, creo que son más importantes los que están en casa que los que están en la calle, y que es más importante que le gustes al que tienes en casa, que a cualquiera de la calle, que muy probablemente te vas a cruzar con él una vez en tu vida y nunca más vas a volver a ver.

Yo no tengo ropa específica o especial de estar en casa. Toda la ropa del armario me sirve para estar en casa y para salir a la calle por igual (salvo las prendas especiales mencionadas antes).

Vivo con la premisa de que a mi nadie me pilla en un renuncio en mi casa. Como mucho me pillan descalza, porque odio las zapatillas de estar en casa, a las cuales he apodado “Batuecas” y que sólo me pongo para evitar el frío por las mañanas. Porque, por lo general, yo voy descalza. Sé que no es muy saludable (según dicen), ni higiénico, y sé que no es un buen ejemplo para LA ESTRELLA y EL PLANETA, pero desde pequeñita me ha encantado ir siempre descalza y por mucho que me han regañado, no han conseguido limarme en ese aspecto. ¿Verdad mami? ¿A que todavía me “regañas” cuando voy a dormir en verano a tu casa y por la mañana aparezco descalza en el desayuno?

Me pueden cazar en camisón de princesa a partir de las 22.30 – 23.00 y por las mañanas hasta las 10.30, salvo que me haya acostado tardísisisimo que entonces no me pillan porque no oigo la puerta de casa y, por tanto, no abro a nadie.

Jamás, nunca, jamás, nunca, jamás, nunca, me pillaran en chándal. Básicamente, porque no tengo, pero no puedo decir, que jamás, nunca, jamás, nunca, jamás, nunca lo vaya a tener, porque mi propósito postveraniego se vendría abajo inmediatamente y quiero cumplirlo… Aunque dudo mucho que me vaya a comprar un chándal para cumplir el primer propósito…

El segundo propósito se empezó a cumplir en ese mismo Septiembre …

10 comentarios:

El 16 en discordia dijo...

Yo si utilizo el chandal para estar en casa y también zapatillas.A mi me resulta más cómodo si no voy a salir a ningún sitio,levantarme,asearme y ponerme mi chandal y mis zapatillas.Creo que es por que el resto de los días voy de traje y cuando llego a casa me pongo el pijama y entonces cambiando de prenda roto mi amplio vestuario.Eso si no salgo con el a la calle es más cuando veo a alguien con chandal y no está haciendo deporte,me acuerdo de Goma Espuma cuando decían eso de me pongo el chandal de yonqui y me voy a por el pan y el periódico.

TORO SALVAJE dijo...

Yo estoy pensando en comprarme chilabas.
Creo que no hay ropa más cómoda.

Besos.

Ricardo Miñana dijo...

Hola Mara es un placer pasar por tu espacio.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Boris Estebitan dijo...

Ha sido un enorme gusto pasar por tu gran blog, espero que te des una vuelta por el Blog de Boris Estebitan y leas "La balada de Dracula", que es un texto escrito por mi.

Beatrice dijo...

¿Te das cuenta, Mara, que hasta ahora sólo han comentado chicos? ¡Qué tendrá el chandal para los hombres!
Pues aquí va el de la fémina.
Horror "No al chandal", ni para comprar el pan ni para estar en casa.
Yo no tengo ninguno, pero como si hago deporte de Pascuas a Ramos tengo un pantalón deportivo que me hace las veces. Sería también horrible ir a jugar al paddel con vaqueros y mucho más con faldita o vestido.
No es estiloso, ni tiene glamour, ni es elegante, ni na.
En cuanto a ropa de casa, yo si que me cambio, que no quiere decir que esté cutre (aunque seguro puedo mejorar), pero con el trajín que tengo en casa, con baños, cenas y juegos en el suelo, si uso lo mismo que para ir a la ofi, en dos días está para tirar.
Tengo dos pantalones, y varias camisas de las que usé durante el último embarazo que me son útiles para estos menesteres. Qué más quisiera estar subida al tacón todo el día!

Mara dijo...

Beatrice: Qué que tiene el chandal para los tíos?????? Pues que lo usan como cosacos!!! Que son los peores!!! Que se visten como el culo para sus mujercitas!!! Nada más y nada menos que eso...
Un beso

Anónimo dijo...

Horror, una vez llevada por no sé que idea me compré uno(gris para más inri)para las noches en el Rocio, excuso decir lo horrible que quedaba con mis botas camperas y el manto gordo que nos ponemos para ir al Rosario. Lo odio y lo has descrito tan bien que me has vengado.

Pepe colomas dijo...

Yo practico el chandalismo, es decir desde que llego a cas ame lo pongo y no me lo quito hasta ponerme el pijamon para ir a dormir. El viernes a las 15 horas llego a caso y me pongo mi chandal de algono (no de tacktel) y no me lo quito hasta el lunes para ducharme. Si hay que ir al super, a coger leña , a por algo que se olvido, voy con mi chandal...eso si es de Abercrombie..

Pepe colomas dijo...

Yo practico el chandalismo, es decir desde que llego a cas ame lo pongo y no me lo quito hasta ponerme el pijamon para ir a dormir. El viernes a las 15 horas llego a caso y me pongo mi chandal de algono (no de tacktel) y no me lo quito hasta el lunes para ducharme. Si hay que ir al super, a coger leña , a por algo que se olvido, voy con mi chandal...eso si es de Abercrombie..

Mara dijo...

Pepe, me alegro de que lo practiques y lo divulgues con tanta alegría... Bienvenido al blog!!!

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.