lunes, 12 de mayo de 2014

COPITO

Que tu hijo haga la primera comunión te hace “ceder” en cosas a las que te habías “negado-en-rotundo-por-encima-de-tu-cadáver” toda la vida… Toda la vida, hasta ese momento en el que tu pequeño, tu niño pequeño e ideal, te mira con los ojos del gato de Shrek y te dice “Mami, por mi comunión le puedo pedir a mi madrina que me regale un hámster”…
 
Piensas en su madrina, tu hermana (mi hermana mayor menor)… Piensas en el precio de un hámster con jaula… Crees que es barato y así la madrina se “quita” un trozo tremendo que suele suponer el regalo de comunión… Piensas en el bicho en sí… y te da un ascazo que te cagas, pero si lo piensas fríamente… Está en una jaula no???? Y el niño, mientras piensas, jura, promete, ofrece… hace todo lo que sea para convencerte de que los va a cuidar, de que no vas a tener que tocarlos nunca, de que él los va a limpiar… bla, bla, bla… Y ese corazón duro como una piedra de madrastrona que tienes, se empieza a ablandar absurdamente y dice las palabras mágicas“Vale… que te regale tu madrina un hámster…” (Qué asco colega!!!)…
 
“Biennnnnnnnnnn!!! Te quiero mami!!!!! Eres la mejor madre del mundo que se puede tener para siempre del mundo grande y guapa y bonita… bla, bla bla…” Y tú con los ojos en blanco piensas… Joder… colega… Un hámster… qué ascazo!!!
 
“Mamá? Pero un hámster solito se va a morir de pena… no?” “Que quieres decirme?” “Pues que para tener un hámster solito y que se muera de pena, prefiero dejarlo en la jaula de la tienda con sus hermanitos o… o…” Me vuelve a mirar de reojo, con pena… bajando y subiendo la mirada… “O ¿qué?” “Pues que podríamos tener dos!!!” “Dossssssssssss!!! Dosssssssss!!! Noooooooooo dossssss nooooooo!!!”… Le miras… “Noo”… Notas que tu voz se empieza a reblandecer… Total… Si ya tienes uno… no importan dos… Los hámsteres son como los hijos… La gran diferencia no es de uno a dos… La diferencia brutal es de CERO a UNO!!! Donde va uno… van dos tranquilamente… y te oyes decir “Vale… dos hámsteres…”
 
“Biennnnnnnnnnn!!! Te quiero mami!!!!! Eres la mejor madre del mundo que se puede tener para siempre del mundo grande y guapa y bonita… bla, bla bla…” Y tú con los ojos en blanco piensas… Joder… colega… Dos hámster… qué ascazo!!! Doble ascazo!!!
 
“Mami… ¿Pueden ser chico y chica?” “Ni de churroooooo!!!!” “Jo mamiiiiiiiiii para que se casen y tengan bebés!!” “Bebés???????? Querrás decirrrrrrr RATASSSSSSS????” “No son ratas mami, son hámsteres!!!” “Me niego… cada quince días o una vez al mes se me llena la casa de bichos mi vida… Por ahí no paso!!!” “Yo quiero chico y chica, yo quiero chico y chica, yo quiero chico y chica”…
 
Bua… colega!!! No puedes claudicar… En esto no… Esto ya es muy serio… Las camadas de los hámsteres son de 8 a 10 cada vez… y los tienen una vez al mes… Y los vas a tirar al wáter!!! Y una cosa son dos hamsteres y otra 12!!! Y en esto los hámsteres no son como los hijos… No tiene nada que ver 2 con 12!!! Y 12 al mes!!!! Son cerca de 122 hámsteres al año contando que las crías no se crucen entre ellas… Vamossssssss!!! Me da un perreque colega!!!
 
“No cariño… ¡¡¡chico y chica no!!!” “jo mamiiiiiiiiiiiiiii…”
 
Llega el día de ir a por los hámsteres… Llegamos a la tienda… Ya el olor me da un repelús… Huele como a …. ¿A qué huele una tienda de animales? A pienso… A pises… A comidas… A pelos… Puajjjjjjjj!!! Hay cobayas, conejos, ratas de laboratorio de pelo duro, de pelo corto, de “medio-pelillo” jergos, escorpiones, serpientes, pájaros piando, perros, gatos…. ¡¡¡Qué coño hacemos aquí!!!
 
Mi hermana, la madrina, se va a buscar la jaula… Y para no escatimar compra un jaulote brutal en rojo y negro, porque es de chico, con rueda para que corran, rampa, tubo para que suban y bajen, casita, pienso, heno, paja, chuches para cuando se porten bien, palo para que se limen los dientes… Todos los powers!!!
 
Yo me voy con el planeta a por las ratas… ¿Alguien sabe cuántos tipos de hámsteres existen? Pues mogollón… Es como los perros macho! Va por razas y clases y tamaños… y seguramente sabores!!!
 
La cantinela de “quiero chico y chica” sigue sonando y me acerco a la dependienta… “Perdona mira… ves ese niño tan ideal que hay ahí… quiere dos hámsteres, chico y chica”… “Uyyyy ¡¡¡¡¡¡¡no sabes cómo crían!!!!”… “Por eso… vamos a meterle la bola de que se lleva chico y chica, pero en realidad se lleva dos chicos”… “Vale que tipo de hámsteres quieres?” “Y yo qué se!!!”…
 
Al final nos decidimos por los rusos y resulta que sólo había dos… Chico y chica!!! La dependienta sentencia “Mira, sólo te puedo dar uno porque el otro tiene el ojo mal”… (Y me guiña el suyo como diciendo “porque el otro es una tía como la copa de un pino!!!”)
 
“No, no… con el ojo mal no!!!”… Y nos dio un hámster blanco nuclear impoluto…
 
“¡¡¡Qué mono!!! ¡¡¡Y qué blancoooooooooooo!!!” “Siiii es blanco como la nieve!!!”… “Si… y redondito… como un COPITO!!!” “COPITO!!! Le puedo llamar COPITO mami???” “Por supuesto mi vida!!!”
 
 
La empleada de la tienda metió a COPITO en un tuper con agujeritos y se lo entregó al PLANETA de mi vida…

 
Y así fue como COPITO llegó a nuestras vidas… (Y si... esos son los ojos de un niño que sostiene entre sus manos un tuper con un hámster ruso...)  

8 comentarios:

Grandullón dijo...

No te agobies todos de pequeños hemos tenido alguno , roedores , gusanos de seda ,etc.,y hemos dejado a nuestros niños que los tengan . Bienvenida al club .
Yo ayer , sin ir más lejos , regalé un acuario con sus pececitos de colores a un sobrino por su primera comunión asi que nada nuevo bajo el sol.
Un beso.

Anónimo dijo...

No es por nada, pero corría la leyenda urbana que los blancos eran malos!! Mi hermano tuvo un hamster blanco hembra a la que llamó Eugenia (el nombre ya daba yu-yu..) y no veas como mordía la cabrona!!

Catalan Girl

El 16 en discordia dijo...

Una amiga mía ,compró un hámster para hacerle un regalo a una compañera de trabajo,la cual llevaba mucho tiempo dando el coñazo que quería un hámster blanco macho.
Pues bien.
Fue a la tienda y le compró el hámster blanco macho a su amiga.
Se lo regaló y se puso muy contenta.
Y a los pocos días mucho más contenta cuando el hámster empezó a parir hasta 14 "hamstercitos".

Me pareció escuchar que la que le vendió el bicho,cuando iba a salir por la puerta le guiñó el ojo y le dijo.
Vaya sorpresa vas a dar a tu compañera!!!
Ehhhhhhhh?????


Buen post y suerte.

susana dijo...

Mi hermana siempre quiso uno y mi madre no cedió, yo siempre quise un conejo y mi madre tampoco cedió, madrastronaa! jajaja bueno la realidad es que con el gato no es compatible. jajaja
Has hecho bien. Los animales en los niños crean un sentido de responsabilidad que es muy importante para ellos adquirir. Además los psicologos( por lo menos los que se mueven por esta mi universidad) dicen que los animales son muy enriquecedores para los niños.
Entonces te queda poco para venir a mi tierruca eh?? a ver si coincidimos! que el año pasado estuvimos tan cerquita cuando estuviste en el concierto en Torre..
PD: una mirada preciosa llena de felicidad es la que tiene tu Planeta
Un besazo

Sara M. dijo...

Ohhhhh, unos ojos muy tiernos, para una madraza como tú. Yo sigo siendo madrastrona 😉

ALEJANDRA dijo...

¿Me he perdido algo? ¿ Ojos? Yo sólo veo las manos y el tupper!.
Ni se te ocurra macho y hembra.Yo caí en esa trampa.El macho era una "máquina de coser" diminuta día y noche!, pobre hembra!...
Un día volvemos de la piscina y nos encontramos 14 diminutos cacahuetes con algo que parecían patas. Y lo peor no es eso, es que conforme pasaban, no las horas sino los minutos, quedaban 12, 10...El padre se los come!. Corre a por otra jaula a separarlos. Luego unos crecían gorditos y otros palillo. Pues los gorditos empezaron a comerse a los palillo!. Quedaron cuatro. A la madre le debío dar un yuyu de tanto criar y se fue a criar lilas, que esa es otra, cómo le dices a un niño de 5 años que su Dixi se ha muerto ( Pixi y Dixi). Total, está en el veterinario curándose desde entonces. Eso sí, los cuatro supervivientes los vendimos por 4 euretes cada uno, si mal no recuerdo. Así que no sé si hice mal no dedicándome a la cría de estos bichejos.

Mara dijo...

Bueno pues por lo que puedo leer, no soy la única pringada con historia "para-no-dormir" con bichos domesticables...

Quiero seguir leyéndoos... Me anima muchísimo todo lo que contáis...

TORO SALVAJE dijo...

Copito es la reencarnación de un aldeano de Siberia que murió congelado por culpa de perder el sentido tras beberse dos botellas de vodka un domingo por la tarde en plena estepa.

Besos.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.