jueves, 15 de mayo de 2014

KIKI


Y con COPITO en un tuper nos fuimos a casa… Quedamos con la empleada de la tienda en que volveríamos a lo largo de la semana siguiente a buscar otro hámster ruso, ya que ella nos advirtió de que les llegaba otra “tanda” a partir del jueves…
 
Durante el viaje, el PLANETA dijo… “Mami, COPITO tiene los ojos rojos!!!” “Rojossssss!!! Que horrorrrr!!!!” Qué mal rollo… un hámster de ojos rojos!!! “Mami, COPITO está rascando las paredes del tuper” “Querrá salir…” … “Mami, COPITO está muy quieto, se ha quedado como paralizado”… “Estará durmiendo mi vida” mientras por dentro pensaba “Dios Mío que no se muera COPITO por el camino!!!”“Mi niño como el tuper es transparente y lo llevas en volandas, a lo mejor COPITO tiene vértigo de ver el suelo tan lejos… Pon las manitas debajo del tuper!!! Apoya el tuper en tus piernas”
 
COPITO seguía quieto-quietísimo… “Dios mío… se va a morir la puñetera rata en el garaje!!!”
 
Entramos en casa y dejamos a COPITO solito (dentro del tuper por supuesto) en un rincón del salón y nos dispusimos a montarle la jaula… Mi hermana mayor-menor iba y venía con cara de preocupación mirando al bicho “Mara, estos roedores se mueren muchas veces de un infarto fulminante!!!” … Joderrrrr….
 
Transcurridos 15 estresantes minutos, COPITO se vino arriba y empezó a rascar el tuper… “Ya podemos meterle en la jaula mami?” … “Si mi niño”… Cogimos a la rata y la metimos en la jaula… En un primer momento se paralizó en una esquinita, pero en breve cogió confianza y … madre mía!!! Qué energía!!! Venga a comer, beber, dar vueltas en la rueda, subir por el tubo, bajar a toda mecha!!!
 
 “Mami… Cuando vamos a por la novia de COPITO?” Solo de pensarlo se me abrían las carnes… “La semana que viene”“Y va a estar solito una semana? Toda la semana? Solito  y sin nadie con quien jugar???” … Mi hermana mayor – menor, y madrina del PLANETA, sentenció: “Vámonos ahora mismo a por otro!!!” valeeeeeeeeeeeeeee!!!” gritó el PLANETA…
 
Y dejando a la PATROCLA (hija pequeña de mi hermana) vigilando a COPITO, nos marchamos a otra tienda de animales. Al llegar, explicamos a la dependienta que teníamos un hámster macho en casa y que queríamos otro hámster, esta vez hembra… “Si me das una hembra eres mujer muerta” amenacé por lo bajinis a la dependienta… “PLANETA ven conmigo a elegir cual quieres y yo te digo si es una hembra o no” “Hembra nooooo!!!” grita la ESTRELLA. “Qué siiiiiiiiiiii… Qué mamá me ha dejaooooooooo!!!!!!!” … La ESTRELLA me mira… Le guiño el ojo… “Ahhhh vale!!! Una hembraaaa!!!” … Y dice la dependienta “Vamos PLANETA… Que te voy a dar una hembra!!!”
 
Tanto lío… Al final la cagamos… Lo estoy viendo…
 
El nuevo hámster era más amarillito y el lomo lo tenía oscurito, como marrón… “Este se va a llamar KIKA!!” … “¡¡¡KIKA nooooooooooo!!!!!!!” … “¿Por qué mami?” … Estuve a punto de contestar, “porque vas a llamar KIKA a un chico y le vamos a crear un trauma de identidad al bicho!!!” Pero claro, no se lo podía decir… y solté la siguiente chorrada: “Porque no se puede poner un nombre de ser humano a un animal… Y las Franciscas muchas veces son KIKAS!!!”“Las Franciscas son PACAS!!!” dice la ESTRELLA siempre tan oportuna… “Y Paquis, y Kikas!!! Pero, el hámster no se puede llamar Kika”“¡¡¡Pues KIKI!!!” dice el PLANETA…
 
……………..
 
……………..
 
Si, lo sé… KIKI es poli-multi-semántico… KIKI significa muchas cosas, como por ejemplo… La coletita que se hace la ESTRELLA con el pelo… O la goma que sujeta la coletita… (Nunca he sabido a cuál de las dos cosas se llama KIKI, porque nunca he usado esa palabra en ese sentido)… Pero volviendo a lo mío y pensando en la sensibilidad del animal pensé que KIKI era tanto para chico, como para chica…
 
…………………
…………………
 
“KIKI me parece bien”
 
 
 
Volvimos a casa con KIKI metido en una jaula de cartón para pajaritos… La verdad es que daba menos grima que el tuper… el tuper siempre está relacionado con comida y con COPITO me sentía como Diana de “V”…
 
Con una ilusión tremenda soltamos a KIKI en la jaula con COPITO… En el primer minuto y medio, con un silencio sepulcral entre nosotros y los ojos como platos, observamos cómo se ignoraban el uno al otro.
 
“COPITO mira para atrás… Ha venido KIKI a vivir contigo!!!”. El PLANETA estaba feliz viendo a sus dos hámsteres… De pronto COPITO se acercó a KIKI y se empezaron a oler… “Mira mami!!! Se están conociendo!!!”“Si”… COPITO le olía a KIKI el “por-detrás”… Mi hermana mayor-menor me miraba haciendo mohines… Puse los ojos en blanco… “Como me haya dado una tía me meriendo a la de la tienda”
 
 De pronto COPITO salta encima de KIKI y empieza a … ¡¡¡¡morderle el cuello a lo bestia!!! “AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH” gritamos todos a la vez!!! KIKI chillaba como un cerdo, patas arriba, tirado en mitad de la jaula, con el depredador de COPITO succionándole la “guyular” y el cuello!!! Mi hermana tomó las riendas… “Hay que separarles yaaaaaaaaa!!!” Yo estaba paralizada… Pero qué horror!!! KIKI seguía gritando (o lo que hagan los hámsteres cuando les están atacando!!)… COPITO chupándole el cuello… Las niñas de mi hermana no podían parpadear… La ESTRELLA de mi vida se había llevado la mano a la boca y no podía articular… Y el PLANETA chillaba “COPITO suelta a KIKI!!! COPITO sueltaaaaaaa a KIKIIIIIIIIIIIIIIII!!!”
 
Mi hermana me dio un codazo mientras en su mano sostenía una escalera que no habíamos podido colocar en la jaula “Maraaaaaaa… Quieres abrir la jaula de una vez!!! … Que nuestros hijos van a presenciar una carnicería!!!” Abrí la jaula, sin saber muy bien como, y mi hermana a escalerazos les separó…
Cerré la jaula… Ufff… COPITO entendió el regañao que le había caído y se fue a una esquinita… KIKI trepaba, panicando, por la jaula y me dí cuenta de que tenía una herida medio-sangrante a la altura de la oreja… Al minuto escaso COPITO se giró y volvió a atacar a KIKI con toda su fuerzaaaaaaaa!!!
 
“AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH” volvimos a gritar todos a la vez!!! “Por favorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr… COPITO es un asesinooooooo en serieeeeeeeeeeeeeeee!!!” Volví a abrir la jaula, mi hermana cogió la escalera, le pegó un escalerazo a la rata blanca de ojos rojos y yo le cogí como pude por el lomo, lo metí en el tuper y cerré la tapa… Se hizo el silencio en la habitación… “Y ahora qué mami?” … Yo estaba con un mal cuerpo de narices… KIKI sangraba por la oreja… COPITO no paraba de correr dentro del tuper… Joder que mal rollo colega…
 
"Bueno vamos a comer y lo pensamos!!!” … Vaya comida… Todos callados… Los 4 niños y las 2 adultas… Mi hermana y yo nos mirábamos… “Y ahora qué hacemos?” … Nos reíamos por no llorar… Entramos en internet y encontramos un montón de foros que hablaban sobre los hamsters y todos coincidían en que sólo pueden vivir juntos hamsters que sean hermanos… “Si son de distintas camadas, se matarán literalmente y sin remedio”, ponía por todas partes…
 
 “¡¡¡Joder con las de las tiendas de animales!!! Una me quería vender el hámster que llega el jueves que viene y la otra, sabiendo que ya teníamos uno, no ha dicho ni pío de la que se nos iba a formar aqui!!! La peña es la pera…” Mi hermana, con la mirada perdida en el infinito más lejano se puso a delirar y filosofar:
 
“No. No es la pera… Vivimos en una mediocridad laboral asquerosa y aplastante en la que nadie se involucra en su trabajo porque les da igual el resultado final de sus actos, y solo quieren salir al paso en el día a día y cobrar a fin de mes desinteresándose absolutamente por si las cosas están saliendo bien o son una chapuza, sin darse cuenta de que pueden, por ejemplo, matar las ilusiones de un niño haciendo que este presencie un asesinato a sangre fría delante de sus narices…”
 
Si… Toda la razón… Pero al grano!!!… ¿¿¿¿¿¿¿Y ahora que hacemos??? El PLANETA hizo un par de pucheros… “Y ahora que mami? Dejo a COPITO en el tuper y a KIKI en la jaula???”… Yo no sabía ni que contestar… Le miré… Esos ojos me matan… Me parten el alma y el corazón… Se me había cortado la “ingestión”… No podía ni comer… y los demás tampoco… Aquello parecía un tanatorio…
 
Y si, esos son los ojos de un niño con su segundo hámster metido en una caja para pájaros...

9 comentarios:

El 16 en discordia dijo...

A quien se le ocurre echar un KIKI a Copito!!!
También le podías haber regalado una pitón albina y haberle metido en la jaula con los hámster para que hiciera de árbitro...Ya te vale!!!


Buen post.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Puedes capar a uno y el otro se quedara tranquilo. Si no sabes caparlo no te preocupes, sujetalo panza arriba y el otro ira y le amputará los testículos de un mordisco. Luego le pones betadine y casi seguro que se arregla.
Es un poco gore pero efectivo....

Mara dijo...

Me parto con al boa de árbitro... Pero la amputación casera me ha flipado!!!!

Grandullón dijo...

Caray Mara he aprendido mas de ratas en tu blog que en un programa de la 2.
Suerte con la aventura ...nunca me han gustado demasiado las ratas y tu blog no hace mas que ratificármelo.
Animo , que haríamos si no existiera internet!!

Sara M. dijo...

Jajajajajajajajaja
Lo siento mucho por tu Planeta, pero reconoce que es desternillante. Qué gracia tienes hija. Enhorabuena.

ALEJANDRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ALEJANDRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ALEJANDRA dijo...

(A ver si ahora sale, no entiendo qué le pasa hoy a esto).

Un hamster nunca se aburre, a éste le encanta ser el rey de su casa, y aún no le molan las chicas,es muy joven .Le dejaremos que disfrute y más adelante ya veremos( eso le diría yo a tu planeta.

Luis dijo...

Supongo que habrá tercera parte de la historia, no?.... El desenlace!!!.... No tardes mucho por favor, a ver como acaba la historia.
Saludos

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.