lunes, 11 de junio de 2012

¡¡¡QUÉ BUEN ROLLITO, POR FAVOR!!!

He visto un video en Youtube espectacular. Lo ví la semana pasada, ahora ya está en todos los telediarios, pero la semana pasada era una novedad total.

Me ha conmovido. Me ha emocionado. Me ha encantado. Y como no, me ha hecho reflexionar.

Me resisto a no compartirlo, no me lo quiero quedar para mi, esto hay que enseñarlo. De hecho me encantaría gritarle al mundo entero que esa es la estrategia, que esa es la postura que hay que tener, que esa es la actitud ante la vida, que eso es lo que hay que transmitir, y que eso es lo que hay que intentar aunque haya truenos y tormentas en el horizonte…

Este es mi pedazo de video.






¡¡¡Qué gusto de verdad!!! ¡¡¡Qué maravilla encontrar a una persona que, todos los días, en 48 segundos puede hacer feliz a otras tantas mientras trabaja!!!

Y si se analiza, este genio es barrendero o basurero… Se dedica a recoger y retirar las bolsas de las basuras y porquerías de los demás. Las cosas que no queremos en casa y que nos sobran. Las comidas podridas de nuestros hogares. Las ropas viejas que ya no queremos. Los vidrios sobrantes de nuestras divertidas fiestas. Y podría estar “apestado”, con todo el doble sentido, por su labor diaria, porque seguramente su profesión no es vocacional, y él habría soñado con otro trabajo, eso seguro, cuando era pequeño, seguro que quería ser otra cosa, nadie es basurero o barrendero por vocación.

Pero ese, es el trabajo que tiene, y lo hace con alegría, y transmite esa alegría a unos niños que todos los días le esperan pegaditos a la valla del colegio para canturrear dos canciones y seguir jugando…

¡¡¡Qué gusto!!! ¡¡¡Qué buen rollo encontrar una persona que le gusta hacer feliz a otras!!!

Y además son otras totalmente desconocidas, porque ellos sí le conocen a él, pero él no les conoce a ellos. Este año son estos niños, y el año que viene serán otros, y seguirán pasando los años y él seguirá siendo el barrendero que todos los días alegra durante un minuto a unos niños que no forman parte en absoluto de su vida, que no le influyen, que no interfieren para nada en él, y que el único beneficio que saca, son sus sonrisas y sus gritos de alegría cuando le ven.

Y a él le compensa. Está encantado. Les hace participar. Les saluda, les canta, les jalea… Y los niños, esos maravillosos seres a los que muchas veces tan infelices hacemos, están totalmente entregados a su barrendero…

¡¡¡Qué tío más grande!!!

Estoy cansada de ver a personas que, en el ejercicio de sus profesiones, están asqueadas, te tratan a patadas, son incapaces de sonreírte, parece que te están haciendo un favor, o que les debes dinero, o que te están perdonando la vida… ¡¡¡Qué coñazo!!! ¡¡¡Qué mal rollo genera la peña!!!

Y vuelvo a ver el video… Y le miro… Él trabaja en la calle, donde llueve y se moja, donde hace un calor horrible y él tiene que llevar ese uniforme que tiene pinta de no transpirar absolutamente nada… Y pienso en mi… En el VIVERO, con todas mis comodidades… El cuarto de baño… ¿Dónde hará pis el barrendero?... Mi calefacción, mi aire acondicionado… ¿Qué hace él cuando tiene un frío horrible, cuando llueve, cuando estamos a 40 grados? Mi invernadero, con Ro, mi compi, siempre oliendo a colonia rica… ¿Qué olores percibirá este pobrecillo a lo largo del día?. Las dos sentaditas en nuestras maravillosas sillas, plantando palmeras y ficus, hablando con muchas personas… ¿Con qué personas podrá hablar este pobre?

Y una vez más, vuelvo a mirarle y a admirarle…Lo primero que pregunta es “¿Qué tal estáis?”… Hace cuanto que no preguntas al de al lado “¿Qué tal estás?” … Pero digo preguntándoselo de verdad, no de corridillo y por educación… Importándote como está el de tu lado… Hace cuanto que no nos preguntan con el corazón: “¿Qué tal estás?” ¿No echas de menos que alguien se preocupe por ti?

En este momento de crisis económica, personal, de paro, de separaciones, de ausencias, de carencias, de tristeza, de sinsabores, de temores, de pánicos, de tormentas, temporales, nubarrones… Ahora más que nunca es cuando hay que luchar por ser y hacer feliz a los demás, recordando los buenos tiempos y los tiempos maravillosos que nos quedan por vivir… y, como ya conté en este post, hay que gritar a pleno pulmón y con la voz muy alta… ¡¡¡ARRIBA LOS CORAZONES!!! Y trabajar con alegría y ser felices, porque ante todo, lo más importante es que estamos vivos y eso hay que celebrarlo con los demás todos los días…  

¡¡¡Qué gusto!!! ¡¡¡Qué buen rollito por favor!!!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Maravilloso el barrendero! Genial. Que ejemplo... A ver si no se nos olvida.

Otto dijo...

Todo un personaje y un ejemplo de humanidad total y sin resquicios.

Un abrazo para el barrendero y un besazo para tí.

Beatrice dijo...

Emilio es un tipo con muy buen humor, me parece genial. Tiene tirón.
Pero la verdad es que me sorprende que lo lleguen a poner, el asunto de su mini show, como noticia en algunos medios.
Y más me sorprende que en el cole en cuestión no les molestase que este buen hombre entretuviera a los niños durante el rato de recreo. Para eso están los columpios, las pelotas y las profes que les acompañan.
No me gustaría que se mal interprete. Este caballero ha sido divertido, desenfadado, todo son elogios, tiene buen rollo.
Pero no creo que sea para el colegio una buena publicidad. Hoy está en la tápia un divertido señor y mañana se presenta otro no tan divertido, soez, con ganas de incordiar. ¿Qué hace el colegio? pues denunciarle y llamar a la poli ¿o no? En este caso serían los padres los que deberían denunciar al colegio, por dejarles a su cuidado a sus hijos y este dejárles el entretenimiento a uno que pasaba por la calle cumpliendo con su trabajo.
Hay que ver las dos caras de la moneda. No me parece que se haya actuado bien por parte del centro.

TORO SALVAJE dijo...

Lo he visto más de diez veces.
Y alucino.
Ese hombre me da más moral que cualquier político.
Tiene alegría en la sangre y bondad para regalar.

Besos.

El 16 en discordia dijo...

Genial el barrendero...........Y los niños encantados.
Pienso que los niños agradecen estos gestos que nosotros los mayores emborronaríamos pensando ¿Que se a metido este pavo?¿Que "sa fumao"?
Yo tengo un par de recuerdos relacionados con niños y voy a aprovecharme de tu blog para contarlos.
El primero es que cuando salgo del tren "El Pozo"camino de mi casa,tengo que pasar por delante del que antes era el colegio de mis hijos,pues bien......Casualmente mi hijo tenía su sitio asignado al lado de la ventana que da a la estación de tren, me vió llegar y empezó a decir a toda la clase ¡¡¡Mirar es mi padre!!! Y terminó toda la clase incluida la maestra asomados a la ventana diciendo ¡Adiós papá de Pedro!Fue emocionante.
Y la segunda fue parecida a la anterior,pero esta vez en el patio del colegio.Se les había colado un balón a unos niños que estaban jugando,y cuando pasé me dijeron¡Señor!nos das el balón?Yo me puse a buscar el balón por donde me digeron que estaba y por fin lo encontré entre unos setos,cuando se lo devolví,escuché agradecimientos de todo tipo.Gracias señor,eres mi héroe,te queremos ......Me fuí bastante "colorado"a casa pero muy satisfecho.

Creo que cuesta muy poco hacer felices a las personas,pero a los niños menos.

Buen post.

sin más palabras dijo...

Llenemos nuestras vidas de “ basureros barrenderos” que barren de las calles nuestra tristeza. Y desterremos a los “políticos barrenderos” que sólo saben barrer para sus casas.

Sese dijo...

Es admirable que haya gente que pretenda hacer un poquito más feliz a los demás (y si son niños mejor que mejor) sin pedir nada a cambio, porque le sale del corazón.

Y es que últimamente sólo nos "venden" la felicidad cuando hemos de comprar algo, anuncios de coca cola y tal.

Si eres cliente te tratan de coña, si tienes que vender algo eres poco menos que bazofia.

Mi admiración por este señor que esta muy por encima de la media del género humano.

Un abrazo

Mamen Martin dijo...

Que guay! que tio mas grande! me ha encantado, lo he visto un montón de veces, y en todas he mantenido la sonrisa, me encanta Emilio, ojalá hubiese mas personas como en en el mundo, y los niños? que quereis que diga, son lo mejor de esta vida, sin duda, yo soy plenamente feliz con los mios.

menteinvisible dijo...

quien ha dicho que ese hombre es barrendero...le han hechado.
el video fue visto por su jefe y entendio..que con lo que se paga con los fondos publicos no se puede jugar.
el fue, el barrendero mas alegre en la calle mas sucia de madrid.
por cierto:
ya ha hecho otro video en la cola del paro.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.