lunes, 14 de octubre de 2013

UNA REMORA

No es fácil afrontar este post… No es fácil hacerlo sin hacer daño y sin que nadie o alguien se dé por aludido… Voy a intentarlo, pero adelanto que nunca he sido correctamente política, ni políticamente correcta… Siempre he dicho las cosas como son, creo que son o me lo parecen a mi y eso me ha llevado a tener muchos pollos con amigas que, en algunas ocasiones, han dejado de serlo…

Según el DRAE:
1. f. Pez teleósteo marino, del suborden de los Acantopterigios, de unos 40 cm de largo y de 7 a 9 en su mayor diámetro, fusiforme, de color ceniciento, con una aleta dorsal y otra ventral que nacen en la mitad del cuerpo y se prolongan hasta la cola, y encima de la cabeza un disco oval, formado por una serie de láminas cartilaginosas movibles, con el cual hace el vacío para adherirse fuertemente a los objetos flotantes. Los antiguos le atribuían la propiedad de detener las naves.
2. f. Cosa que detiene, embarga o suspende


¿Qué es una rémora?

Una rémora es algo que arrastras del pasado (lejano o cercano) y que no sabes como sacar de tu vida. Es algo que te atrapa en un momento dado, que no quieres recordar, que tratas de olvidar, de ignorar y de expulsar de tu existencia y que no se deja. Es algo que, cayéndote de culo, te recuerda cada cierto tiempo que está ahí. Es algo que tienes que afrontar, y que, como no te atreves, no paras de esquivar. Es algo que te paraliza y te deja sin saber como seguir. Es un “de aquellos barros vienen estos lodos”

Una rémora es un coñazo… Un puto coñazo. Es algo/alguien que te pesa, que te aplasta, que te hunde, que no sabes como salir pero que quieres quitártelo de encima como sea, que te taladra, que te aburre, que se repite como el salmorejo cordobés o el gazpacho, que te pone de un humor de perros, que te hastía, que te cansa, que te agota, que te hace rebuznar del cabreo.

Es un tostón, un petardo, una pesadilla, un trozo, un lastre, una pesadez, un “pum-pum-pum”, un “uffff”, un “argggg”, un pufff”, un “bruuuu”, un “toc-toc-toc”.

Es como si algo te martilleara en la cabeza. Como la cisterna del water echando agua todo el día. Como el sonido del extractor de la cocina. Como si hubieras cerrado mal la ducha y gotease toda la noche. Como la tele de tu vecino de arriba que no la apaga nunca.

Una rémora se repite cada cierto tiempo y no sabes como salir o quitártela de encima. Se pega a ti y te “chupa” tu energía y tu vitalidad…

¿Por qué llega a tu vida una rémora?

Por imbécil… Por estúpida. Sólo y simplemente por idiota!!!

Porque quieres hacer un favor, porque te pica la curiosidad, por simpática, porque estás aburrida, por no desagradar, por no quedar mal, por estupidez supina, por bondad mal enfocada, por ser encantadora, por no dar que pensar, por no saber salir de un atolladero, por educación.

Por la caridad entra la peste…

¿Cuáles son sus características?

La rémora es encantadora. Viene haciéndote favores y preocupándose por tus cosas. Cree que te conoce y no tiene ni idea de tu vida, básicamente porque tú no le has dejado entrar, pero ella cree que la conoce maravillosamente, es más, si dejaras que hablara de ti, lo haría como si fuera tu mejor amiga, tu madre, tu hermana o tu novio/pareja/marido/yoquesécercano. Se implica en tu vida y se hace partícipe de ella como si fuera suya, como si le importase de verdad, como si te conociese desde la infancia. Tiene cinco datos mal cogidos y se cree en posesión de la verdad… de tu verdad…

¿Cómo lidiar con una rémora?

Uffff… Chunguísimo colega… Hay que tener mucha paciencia y muy buena educación. El problema es que si esta buena educación se mezcla con simpatía, la rémora no se dará cuenta de que lo es y seguirá dando el toñazo todo lo que pueda y quiera. Hay que tener mucha mano izquierda para lidiar con una rémora y que poco a poco se de cuenta de que sobra en tu vida.

¿Cómo terminar con una rémora?

Directamente y sin anestesia… Hay que darle a “supr”… A eliminar… Con un “no me llames más colega”… No cuentes conmigo. No existo. No me conoces. Papelera de reciclaje… Vaciar todos los elementos de la papelera…

Pero para terminar con una rémora hay que tener unos bemoles muy grandes, y no siempre la rémora se da cuenta (o se quiere dar cuenta) de que te lo quieres quitar de en medio.

Groupon, por ejemplo, es una rémora cojonuda, porque un día alguien te dijo que te dieras de alta para hacerte una limpieza dental por diez euros y desde entonces, todos los días te manda quince correos que llegan directamente a tu correo basura y que no te interesan nada sobre viajes a Noruega, tratamientos de lipoterapia con vino agridulce, restaurantes baratísimos “superdemoda” y que cuando entras para buscar el botón de “darme de baja de este coñazo”, te engancha otra vez con un patinete ultimomodelo y baratísimo para tu hijo.

Pero también hay personas que son una auténtica rémora y que no entiendes que coño hacen en tu vida.

Y ahora piénsalo despacio… ¿A que tienes una rémora con ojos y cara?




10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Yo no.
A las rémoras las eché de mi vida.
Después a los demás.

Y tan pancho.

Besos.

Mara dijo...

Que suerte Toro!!!!!

El 16 en discordia dijo...

A mi me da mucha pena deshacerme de la que tengo.No es mala persona y necesita ayuda.Ademas las varias veces que le he puesto alguna excusa diciéndole que no le puedo ver,lo ha entendido.

Buen post.

Anónimo dijo...

...mucho peor que una rémora, que además desparasita al escalo...es tener a personas saguijuelas...bastante peor...

Anónimo dijo...

Buen post, a veces me lo había planteado en estos términos o parecidos. Personas que restan en mi vida en lugar de sumar. Pero siempre me siento mal por siquiera pensar en eliminarlas por completo. Personas tóxicas...

loqueleo dijo...

¿De cuanta gente
seremos nosotros
la rémora...
sin darnos cuenta?

Ps-. esto me pasa
por pensar.

Grandullon dijo...

Miedo me da , como a loqueleo , el pensar que yo mismo pueda ser una remora para alguien y sin saberlo . Por que todos tenemos algunas remoras muy distintas de aquellas personas por las que nos sentimos obligados .
Buen post Mara.

Anónimo dijo...

Gente tóxica siempre lejos!!

Anónimo dijo...

Yo tengo una a la que me encantaría echar.....pero..........me da tanta pena y tanto miedo y la tengo tan idolatrada..............PERO QUIERO QUE ME DEJE VIVIR. Me impide hacer ciertas cosas en mi vida y disfrutar de otras. Espero pronto que deje de ser una rémora

Beatrice dijo...

Yo no.
Y procuro no serlo para otros, pero ¿quién sabe?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.