domingo, 14 de octubre de 2012

¿DEBO DESAHOGARME?

Cuando arranqué con el blog, no cabía entre mis planes el contar cosas tristes, irritables o desagradables… Simplemente pensé en narrar, a mi manera, los acontecimientos de mi vida que pudieran interesar a mis amigas y conocidos… (Nunca pensé que me leerían extraños, esto ya lo he dicho varias veces…)

Es fácil, cuando no hay problemas, ni situaciones incómodas o preocupantes, plasmar en un folio las tonterías del día a día… Dándoles un poquito de humor y contándolo con gracia, queda un post estupendo…

Pero ¿Qué pasa cuando algo turba tu alegría? ¿Qué pasa cuando tienes una bola en el estómago que no te deja casi respirar? ¿Qué pasa cuando todo lo que sale de tus dedos es triste o agresivo o atacante o negativo?

¿Debo coger el ordenador ese día y deshogarme o dejo que se me pase? ¿Dejo fluir la rabia interna que tengo y la comparto o no enseño esa parte de mi, porque nadie la espera y puede no gustar o defraudar?

Esto es lo que un día (ni lejano, ni cercano) teclearon mis dedos…

“Ignoro si sabes de la existencia de mi blog. Ignoro si me lees y me sigues. Ignoro si te vas a dar por aludido. Ignoro casi todo de ti de un tiempo a esta parte, pero no me pienso guardar lo que siento por ti ahora mismo… Y como no lo voy a guardar, lo voy a soltar tal cual lo siento, tal cual sale por mis dedos, tal cual me viene a la cabeza…

Y te lo voy a escribir aún sabiendo que quizá me leas, te reconozcas y con esto terminemos nuestra relación para siempre. Me da igual.

No te mereces nada de lo que tienes, porque lo que tienes, o has tenido, ha sido gracias al prójimo. No a ti. Si alguna vez ha parecido que brillabas, ha sido gracias al reflejo de la luz que los demás te daban. Nunca has tenido luz propia. Solo se te recuerda en silencio, mirando alrededor de reojo, husmeando, recibiendo información y analizando, escuchando… Nunca has aportado nada. Esta es la primera vez que me dirijo a ti y te menciono en mi blog. Esta es la última vez que me dirijo a ti y te menciono en mi blog.  

Eres un indigno...”

Podía haber seguido horas y horas… pero ahí me paré… No compensaba gastar ni dos minutos de mi vida en una persona como esta…

Y para estos momentos terribles… de sentimientos desmadrados… de tristeza por la decepción que sientes hacia alguien… de rabia desatada ante una situación de gran injusticia … es cuando me apoyo en los míos… En mis chiquitines…

Les utilizo maravillosamente… Y está feo decirlo, pero les “uso”… Como no me puedo permitir el lujo de que me vean triste o indignada, porque no entenderían el por qué de mi estado anímico y no tienen edad para comprender el motivo, ni yo ganas de explicárselo, no me queda más remedio que venirme arriba y disimular… Y lo que en un principio es disimulo, acaba siendo un remonte bestial de la situación, consiguiendo que la sonrisa me salga natural… E incluso alguna carcajada…

-          “¿Donde vamos a comer mami?”

-          “Nos vamos a Segovia”.

-          “Biiieeeennnnnn!!! Al cochinillo leré…!!!”

¡¡¡Qué grandes son mis pequeños!!!

Gracias niños…

Pero la duda sigue rondándome... ¿debo desahogarme?

10 comentarios:

Irene (Hoy tengo clase) dijo...

Estoy de bajón!
Quizá yo tampoco aporto nada(creo que es lo peor que se le puede decir a nadie, más que un insulto, verdad?). Y hay veces, más de las que me gustaría, que me siento así.
Menos mal que queda poco de día y mañana espero ver las cosas de otra forma.
Este es tu espacio y, si quieres, puedes desahogarte. Nos das permiso para desahogarnos nosotros también?
Besazo!

Mara dijo...

Claro que si Irene!!! Desahógate todo lo que quieras!!! Besazo!

Beatrice dijo...

¿Y no existe una segunda oportunidad para ese "indigno"?, quizás la necesite.
El desahogo es fundamental para poder llegar a tomar aire nuevo, sino es con unos es con otros, sino es en casa alrededor de la mesa es en el baño del trabajo, y sino quizás en el blog de "unomismo" o "deldealado".
La forma y el lugar de desahogo no tiene norma, depende de tantas cosas.

Lo que ha quedado claro es que est@ individu@ te ha tocado las narices y te ha quitado la paz por un instante.

John Lennon dijo...

Desahogarse siempre es bueno y que a gusto se queda uno!! Quien pudiera desahogarse siempre!! pero... cuando y como hacerlo depende de cuales puedan ser las consecuencias que pueda traer consigo y la más importante de todas es no tener que arrepentirte de nada.
Sólo te puedo aconsejar que antes de hacerlo dejes enfriar las cosas y que cuando tomes la decisión sea con la cabeza y no con el corazón.
Espero que hagas lo que hagas aciertes.
Bss
J

Sara M. dijo...

Estoy de acuerdo, pero ¡Por supuesto, desahógate! ¿Qué tienes, un blog para entretener a los demás, o para tu propia utilidad?

TORO SALVAJE dijo...

Yo no lo dudaría.
El blog para mí es una terapia excelente.
Pero claro... yo soy completamente anónimo y desconozco las consecuencias de desahogarte abiertamente si eso afecta a tu familia o círculo más íntimo.

Besos.

El 16 en discordia dijo...

Mi opinión es que el blog es tuyo y tu decides que escribir o no en el.
Otra cosa sería que el blog fuera monotemático(poesía,deporte,filatelia...) y de repente postearas en el un desahogo.Por mi parte no estaría mal visto,pero si que sería cuanto menos llamativo o sorprendente.
Dicho esto y para finalizar solo te quiero decir que yo personalmente sigo tu blog por que relatas entre muchas otras cosas el día a día y este tiene sus buenos y malos momentos.
Buen post.

sin más palabras dijo...

Desahógate Mara, me quedaré para escucharte (leerte). Aunque últimamente la que anda de capa caída soy yo, por lo tanto ánimo, lo que se dice ánimo, no creas que tengo mucho, pero sí el suficiente como para prestártelo a ti para cuando lo necesites.

Un besazo

Sese dijo...

Pues haz lo que te pida el cuerpo, desahógate y si lo crees conveniente lo publicas y si no lo dejas en borradores y cuando se te haya pasado lo borras.

Es bueno escribir como terapia tanto en los buenos como los malos momentos, antes escribíamos cartas y las rompíamos, ahora tenemos el blog, aunque sea un poco menos íntimo.

Saludos (y felicidades, atrasadas)

Mamen Martin dijo...

Cuando estas enfadad o disgustada por algo, la mejor terapia para no perder los papeles es desahogarte escribiendo, al escribir plasmas todo tu enfado,y tu rabia, y despues quedas liberada.A mi me funciona!
Yo estoy de subidón, pocas veces estoy de bajón, buscale el lado positivo, que seguro que lo tiene, TU VALES MUCHISSSIMO, asique el que pierde es el o ella, yo te conozco, y cuando llegas a este punto, es porque ya le diste varias oportunidades.
Besos

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.