jueves, 25 de octubre de 2012

CARTA ABIERTA A ... MARILÓ MONTERO

Querida Mariló…

No nos conocemos. Quizá yo te conozco a ti más que tú a mi, porque yo para ti soy una perfecta desconocida, y yo a ti te llevo viendo, por diversos motivos, varios años en la tele y los papeles rosas, por eso estoy casi segura de que esto que voy a escribir aquí te va a resbalar totalmente, porque nunca jamás va a llegar a ti. Bueno, nunca se sabe…

Contigo inauguro “etiqueta” en mi  blog. Siéntete importante…

Aunque, por lo que de verdad te tienes que sentir importante es por tus manifestaciones de los últimos días.

No te ha bastado con pegarle un repaso a la Igartiburu el día que ella fue a tu programa a presentar el suyo, que era de la misma cadena. No sólo no te ha bastado, sino que hace dos días has soltado esta lindeza…



Y para el que no quiera perder el tiempo escuchando semejante estupidez, voy a resumirlo en:

A ella le da miedo que en el trasplante de un órgano de una persona a otra, se le “tele”trasplante también su alma o una parte de ella… y entonces si la persona fallecida es una asesino en serie, el trasplantadito junto con el nuevo órgano será invadido por un alma asesina… ¡¡¡Toma ya, Mariló!!! ¡¡¡TO.MA.YA!!! Te has quedado tan ancha bonita!!!

Hacía tiempo, mucho tiempo que no escuchaba una sandez como esta: “No está científicamente comprobado, pero nunca se sabe si ese alma está trasplantada también en ese órgano”.

¡¡¡Ole!!! ¡¡¡Ole!!! ¡¡Ole!!!

En primer lugar, afrontando el tema científico y empírico del Alma, no sé si cuando te refieres a “Alma” te refieres al ámbito espiritual o al carácter, impetuosidad, forma de ser, de pensar, o incluso a partido político al que votar que da lugar a la personalidad de los seres humanos, porque si hay algo que tajantemente no está científicamente probado es la existencia del Alma en si como espíritu que posee y da vida no terrenal al cuerpo, no su mísero y absurdo trasplante de un órgano a otro…

El Alma, como tal, no existe para todo el mundo. Sólo para determinadas religiones y creencias, en las que la persona se compone de cuerpo y Alma… Y el Alma, abandona el cuerpo para irse al Cielo (o donde toque) cuando la persona fallece… Una vez leí que un estudio científico había demostrado que una persona a punto de morir pesaba “nosecuanto” y al fallecer pesaba 200 gramos menos. Y ese estudio llegó a la conclusión de que esa bajada mínima en el peso se debía al abandono del alma por parte del cuerpo. No puedo decir donde lo leí, pero de verdad, creeme, lo leí.

Creer en el Alma, por tanto, es un acto de Fe. Pero de Fe religiosa, por lo cual, si crees en el Alma, porque tienes Fe, esa misma Fe te ha tenido que “enseñar” que tu Alma, una vez que tu cuerpo fenece, se marcha de él y se va directamente al Cielo, al Infierno o al Purgatorio (éste último no existe en todas las religiones), dejando aquí abajo los restos mortales, quicir, el cuerpo.

Hasta aquí la relación entre el tema científico del trasplante del alma y tu absurda aseveración…

En segundo lugar, y en el ámbito personal , Mariló, me cuesta pensar que tú que eres madre, te pudieras resistir a que un órgano (pongamos el riñón) de un quinceañero, que borracho se ha pegado una piña en moto y se ha matado, fuera trasplantado a tu hija adolescente, porque pensaras que con eso tu hija se iba a dar al alcohol para los restos y se iba a convertir en la alcohólica anónima más conocida de la tele.

¿Serías capaz de dudar ante una situación asi? ¿Pondrías en peligro la vida, terrenal, de tu hija, porque el alma, espiritual, de otro la pudiese poseer por culpa de un pulmón que ella necesita para respirar y, por tanto, vivir?

Claramente no te has visto nunca en la situación de un trasplantado ni de su familia. Espero que no te veas.

Ahora voy al tema profesional. Me cuesta creer que una persona y profesional, a la que se le da un programa de televisión de tres horas todos los días laborables de la semana, haga una reflexión tan absurda como ésta, sino es sólo y exclusivamente para obtener audiencia. Me cuesta creer que una mujer, como tú, hecha y derecha, que se ha casado, ha sido madre, tiene libros publicados sobre salud y cocina, ha estado en la radio y en la tele durante años, piense seriamente ni durante dos segundos en que un “cacho” del alma se pueda transmitir con las corneas de un muerto, salvo que sea para mantener su puesto de trabajo y la audiencia de su programa. Y si para obtener audiencia, Mariló Montero permites que todas las redes sociales, las páginas del corazón, los periódicos digitales se “despiporren” de ti y piensen que eres una absurda y una insulsa, con pensamientos pueriles como los de mi hija de diez años, me das muchísima vergüenza ajea… Si esto es así, Mariló Montero te vendes muy barata, porque la dignidad de una persona y de una profesional debe estar muy por encima de las audiencias y la fama… y si pretendes acabar como Paco Porras aconsejando dormir con un nabo metido entre el cabecero y la pared, mientras cuelga un ukelele moskovita de la tuna salmantina de la lámpara de su casa, vas por buen camino.

Ayer, Mariló, una vez más, pediste perdón. Y digo una vez más, porque después de los rejones desorbitados que le pegaste en directo a la Igartiburu, también lo hiciste, en este caso sólo a Anne, como era lógico. Ayer pediste perdón por si habías ofendido a alguien, no por la barbaridad que habías dicho, sentiste en tu alma, sin trasplantar, que una opinión personal hubiera vinculado o perjudicado a tu cadena de televisión y te apoyabas en que sabías de “una trasplantada de corazón que sentía el alma del fallecido”…

Joder!!! Eso es pedir disculpas con exámen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la enmienda, decir el pecado en voz alta y … ¿habrá penitencia? ¿la cumplirás Mariló?

Dicho lo cual, quiero dejar claro que no siento ni la más mínima animadversión por ti, pero con total sinceridad creo que lo que has querido, Mariló, es mantener tu puesto de trabajo y continuar al frente de tu programa, y la única forma de hacerlo era soltando esa bestialidad, generando la correspondiente polémica, porque si no, no puedo entender que una tía tan, aparentemente, preparada como tú, de verdad se crea esa aseveración… 

No está científicamente comprobado, pero nunca se sabe si ese alma está trasplantada también en ese órgano”

Ahí queda eso!!! Una perla pa los restos!!!

Ya me despido Mariló, y lo hago igual que tú, ¡¡salud y suerte!!


15 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

A ver...
Tan sumamente idiota no puede ser. No será una forma de ganar audiencia a cambio de dignidad?

Aunque igual si, igual es rematadamente idiota.

O idiota o nauseabunda.

Que la disfruten en su familia, joder vaya cruz...

Besos.

loqueleo dijo...

Esta chica va a escribir un libro "de como cagarla en dos dias por pasar de ser una presentadora discreta a una bocazas del tres al cuarto"

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

No son 200, son 21 gramos. Hay una película, buenisima, que se titula así.
Pero los 21 gramos no son el alma. son el "peso" de la energía cinética del metabolismo basal.
A lo mejor a eso se le puede llamar alma. De hecho "eso" es la vida.

Mara dijo...

Gracias por la aclaración Gonzalo. Veré la película... La verdad es que no me acordaba bien de cuanto era el "peso" que leí, pero si me llamó la atención la pérdida de peso que se llevaba a cabo en el momento del fallecimiento de la persona, y su relación con el "alma"...

Gracias otra vez.

sin más palabras dijo...

Voy por partes...

El estudio es del Dr. Duncan McDougall (lo he tenido que buscar en la Wiki porque no recordaba el nombre). Es un estudio muy sesudo, he leído parte, no todo... como curiosidad, no está mal.

Según ese estudio el alma existe como algo físico, ya que tiene peso, entre 18 y 21 gramos (buena película por otra parte), ahora bien....

Que sea esa "tipa" capaz de decir que ella no querría un órgano de un asesino, JA y un huevo de pato. Quien necesita un trasplante no se cuestiona si el donante fue o no buena persona, ni que decir tiene si mato o no a alguien. Quizás segó vidas pero su donación devuelve la vida a otros. Y respecto a lo que he comentado antes, ahora para ser donante hay que acreditar ser buena persona, nos van a pedir algún tipo de carnet en el que se diga que somos personas que hacemos el bien a diestro y siniestro, que somos buenos padres, hijos, hermanos, esposas, amigas, que pagamos religiosamente a hacienda y que vamos a todas las reuniones de vecinos…. AMOSANDAYAAAAAAAAAAAAA

Siento si me ha quedado algo “denso” pero era de recibo que pudiera decir que esa chica debe volver a tomarse las “pastillas” ….

Un besazo,

sin más palabras dijo...

Por cierto, si me van a pedir el carnet de buena persona, que me devuelvan mi donación de médula, ya que no asistí a la última reunión de vecinos. No te jode... (perdón)

Mara dijo...

"Sin más"... no te enfadessssssssssss!!!!
Donde más se demuestra lo mala persona que se puede llegar a ser es en las reuniones de vecinos... Has demostrado que eres una gran persona con tu ausencia... Un besito conciliador...

El 16 en discordia dijo...

Lo único que veo grave de esta situacion es que algunas personas, incluidas la titular del post,se valgan de su programa para dar su opinión personal de alguna noticia en lugar de dedicarse a informar y no intentar confundir a las personas.
Yo también creo que se equivoca.
Buen post.

sin más palabras dijo...

Mara, lo que me perturba el "alma" (bien traído ...) es la estupidez humana y de verdad que hay que ser muy poco lista para hacer una aseveración de ese calibre. Ni mantener el estatus y audiencia del programa ni ná... Si no estás de acuerdo con algo que te obligan a decir, te haces la muerta en medio del plato, te callas como una rata... y punto .. todos lo hemos hecho en alguna ocasión, lo de callarnos como ratas, no lo de hacernos las muertas en un plato :-)

Ya se me ha pasado

112 dijo...

Si una afirmación así no le cuesta el puesto a esta presentadora entonces, lo mejor es apagar la TVE1 y a otra cosa.
Una afirmación así hace mucho daño a la sociedad y claramente no beneficia a nadie, ergo no se le puede pagar ni un euro mas a alguien asi. Que lo sangrante no es que lo dijera en un momento de acaloramiento y metiera la pata, lo sangrante es que lo llevaba preparado.
Que los transplantes de órganos salvan muchas vidas al año y ni se puede, ni se debe, ni debiera estar permitido, frivolizar con algo tan serio y salir indemne. A mi no me valen esas "disculpitas", con demasiada gente el daño está hecho.
Yo quiero y exijo que la echen, o que la pongan a hacer fotocopias en un lugar a ella solita sin que pueda crear opinión en nadie.
Pero la realidad es justo la contraria: es trendin en tuiter, se hacen columnas de opinión sobre ella, sube la audiencia y a los de TVE solo les falta subirle el sueldo.

Ojala le llegase tu post.
Perdona, pero es que me enciende el tema.

Por cierto me gusta tu blog aunque no comente.

Mara dijo...

Totalmente de acuerdo contigo 112, el problema es que quizá con este comentario se ha asegura la continuidad en su cadena...

Bienvenido al blog y a sus comentarios!!!

Casigata dijo...

Bien. Leyendo tu post, y los comentarios que le siguen, me quedo más tranquila. Ahora se que hay más gente que, como yo, no da crédito cada vez que esta mujer abre la boca y suelta alguna de sus perlas. Aún recuerdo cuando en una conexión tres adolescentes que quieren ser periodistas le piden consejo y le preguntan:

P:Como periodista, y si tuvieras la oportunidad, ¿Qué noticia te gustaría dar?

R:La de mañana, porque significaría que tengo trabajo.

Olé y olé con el espíritu periodístico, y con el patinaje neuronal.

Saludos.

pazzos dijo...

¿molesto?
Si alguna vez me tienen que trasplantar un cerebro y me toca el de Mariló Montero... por favor, que me corran el turno que espero hasta el siguiente.

Mara dijo...

Pazzos, en ese caso, yo también me negaría, pero no por un problema de dudosi espiritu trasplantado, sino de manifiesta ausencia nueronal... No es ni comparable!!!

Bienvenido!!!

ari vila dijo...

No tengas tanta cara y metete con otros!!!

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.