sábado, 6 de abril de 2013

MI NUEVA IDENTIDAD

Todos los que nacemos tenemos un nombre. Nos lo ponen nuestros padres, a veces antes de que lleguemos, a veces una vez que nos ven la cara… A los que no tienen padres se lo ponen en la inclusa, pero nadie se queda sin nombre.

Lo mismo pasa con los apellidos. Normalmente quien tiene padre y madre tiene dos apellidos, uno de cada uno de sus progenitores… A mi me encanta saberme hasta mi apellido número dieciséis!!! No es obligatorio que el orden de los apellidos sea padre-madre, pero es lo que se suele hacer…

En otros países, con otras tradiciones, sólo tienes un apellido de nacimiento, el de tu padre… y cuando te casas, si eres mujer, adoptas el apellido de tu marido, dejando atrás, totalmente, los apellidos de tu familia. E incluso si te divorcias, puedes seguir ostentando el apellido de tu exmarido, como Corinna.

En España, con el paso de los años, puedes alterar el orden de tus apellidos y puedes juntarlos con un guión. En el caso del nombre propio, si no te gusta el que te han puesto, o te conocen por otro totalmente distinto, puedes ir al Registro Civil y cambiarlo.

Mi madre, cuando era niña, tenía una persona que ayudaba a mi abuela en las tareas del hogar, que se llamaba Marisol. Tras años trabajando en casa de mi abuela, Marisol decidió casarse con su novio de toda la vida e invitó a la boda a toda la familia de mi madre… Como se casaba en el pueblo y la familia de mi madre iba a la boda desde Madrid, llegaron tarde a la Iglesia y no vieron entrar a la novia… En el momento de los votos, el sacerdote dijo: “Procopia quieres a Manuel como esposo y prometes serle fiel…”“PROCOPIAAAAA!!! Nos hemos equivocado de Iglesia y de boda!!! Si nuestra novia se llama Marisol!!!” … Efectivamente, Marisol se llamaba Procopia pero cuando entró a trabajar a casa de mi abuela decidió, unilateralmente, cambiarse el nombre, porque la pobre aborrecía su Procopia… Algo de razón si tenía la chica!!!

En muchos momentos de tu vida, al ir a identificarte no vale sólo con tu nombre y tienes que decir tu procedencia… “Hola!!! Soy Mara, la hija de Fulanito y Menganita” … Empiezas a trabajar en el VIVERO, y cuando llamas a una fábrica de semillas te tienes que identificar por él: “Hola, soy Mara del VIVERO del hermano mayor-mayor”. Después te casas y pasas a ser “Hola soy Mara, la mujer del AVIADOR”… Yo nunca he adoptado el apellido del AVIADOR para identificarme. Nunca he utilizado el título de “Sra. De…” ni lo haré… En este momento de nuestras vidas, el “Sra De”  se lleva poco o nada… Al tener hijos, empiezas a tener otros tipos de relaciones y tienes que identificarte como “Hola soy Mara, la madre de la ESTRELLA y el PLANETA”

Poco a poco, vas perdiendo tu identidad propia y te ves “obligada” para darte a conocer ante alguien, a hablar del parentesco o la amistad que te une con otras personas… Eso nos pasa a la mayoría de los mortales… Hay muchos que tienen una identidad tan propia que no es necesario que digan ni su segundo apellido para identificarse… Florentino… Cristiano… Amancio… Son gente que no hace falta que digan nada más para que sepas quien es…

Ayer, por primera vez en mi vida, utilicé una identidad nueva… Y me hizo muchísima ilusión. Tuve que llamar a mi primo, ese primo, segundo o tercero, ya que mi madre y su madre eran primas, que conocí en el ENCUENTRO EXTREMEÑO del mes de febrero. Ese primo que tal cual me vió, me llamó “Mara”, me preguntó “¿que tal el Zumba?” y me suplicó que le enseñara una foto de la ESTRELLA y el PLANETA, porque no podía más del “intríngulis” que tenía… También pidió foto del AVIADOR.

Ese día conocí a un tío divertidísimo, cariñoso y con una conversación super-amena… Me encantó conocer a ese primo, tan lejano en parentesco, y tan cercano en el trato. Parecía que nos conocíamos de toda la vida!!!

Le tuve que llamar para un tema profesional y busqué en Internet su oficina. Mi madre me había dado su móvil, pero me dio palo llamarle al móvil directamente para un tema profesional.

En la oficina me dijeron que estaba saliendo por la puerta, pero que me pasaban la llamada al móvil… “Perfecto!! Digale, por favor, que soy su prima”… Me pasan la llamada y dije “Hola…” “Qué prima eres?” “Soy tu prima ..." Dudé... No me atrevía a decirlo... "Mara, de Éramos, Somos y Seremos…” “Hola Maraaaaa!!! Qué ilusion!!! Me llamas por un marrón???” … En clara alusión al post que había colgado en ese instante… Hablamos un buen rato entre risas… Y cuando nos despedimos le dije: “Un besito mi niño”… “Un beso. Adiós Mara!!!”

Colgué y sentí un sentimiento extraño.

Por primera vez me he identificado como “Mara… de Éramos, Somos y Seremos”… ¡¡¡Y me han reconocido!!! He sentido una ilusión especial… Me ha encantado!!! Porque pese a que “Mara” es el nombre por el que sólo me llamaban tres de las personas que más quiero en el mundo (mi madre, mi hermana mayor – menor y mi otra madre), en el fondo a esta Mara, a la del blog, la he creado yo solita, ha salido de mi misma, de dentro de mi, Mara es un yo que planta cara a un mundo nuevo, distinto, emocionante…

“Mara de Éramos, Somos y Seremos” es una persona que no siendo yo estrictamente, soy yo directamente…

Y ahora, por Mara, me "conoceis" un montonazo de personas a las que yo no conozco… A las que no pongo cara, ni nombre, ni ciudad en la que vivis… Los que me leeís me ponéis piernas… Yo a alguno de vosotros no os pongo nada de nada… Sois personas a las que no he visto nunca y quizá nunca os llegue a ver, pero que con vuestros comentarios y lecturas haceis que os sienta cerca. Es un cariño especial y distinto el que te acerca a las personas del mundo del blog, al mundo 2.0 como algunos lo llamáis. Os implicáis en mi vida, en la vida de Mara, y yo me implico en la vuestra (porque normalmente ellos te leen y tú, si sabes de su existencia, también les lees). Y si no hubiera sido por la existencia de "Mara de Eramos, Somos y Seremos" lo más propable es que  nunca os hubiese conocido.

Me ha encantado, me he sentido rara y orgullosa por haber creado una nueva identidad de mi misma que no depende de otra persona, ni de mi padre, ni de mi madre, ni de mis hijos, ni de mis jefes, ni del AVIADOR…

“Mara de Éramos, Somos y Seremos” es una nueva identidad de mi, cuya existencia sólo y exclusivamente depende de mi, pero que vive y tiene sentido gracias a vosotros que me leéis y me seguís.  Espero que nunca la dejéis morir…

9 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Me gusta la reflexión. Uno está toda la vida en continua metamorfosis y poniéndose los nombres que le caen, como si fueran sombreros. Pero sólo un pocos, poquísimos, nos los ponemos nosotros mismos. Y el del blog es uno de ellos.

Tal vez debería haberme pensado un poco mejor el mío, jeje.

Mara dijo...

Efectivamente Hombre Revenido... Tu nombre da miedito...

TORO SALVAJE dijo...

Entiendo tu ilusión.
Esa identidad es nada más que tuya.
De tu esfuerzo ha nacido.
Y gusta que la reconozcan.

Besos.

El 16 en discordia dijo...

Cuando creaste este blog.
Algunas personas recibimos un correo en el que decías algo así como que habías sido madre...
Pues bien al ser la madre de este blog,estás en tu derecho de darte a conocer a cierto tipo de público como Mara la mama de eramossomosyseremos.
Como ya han dicho antes buena reflexión y yo añado.
Buen post.

Amapola Azzul dijo...

Creo que te comprendo, saludos, un abrazo.

Irene dijo...

Yo sólo te conozco así y no voy a dejarte ;)
Mi Irene de "Hoy tengo clase" lleva un año, más o menos, en período de letargo, no sé si volverá a despertar.
Me ha encantado.
Beso y abrazo!

jaime dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión. Y sabes que yo no suelo prodigarme mucho en estos menesteres pero, tu reflexión, me da por pensar que mucha gente, que te lee casi a diario pero que no te pone cara, y sobre todo no puede pasar contigo, enfrente tuyo, ni un solo minuto, hablando de cosas como estas, no se imagina la suerte que tenemos unos pocos de compartir contigo- de palabra y físicamente- algunos momentos.
Besos.
Ya sabes que me encanta!!!

jaime dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión. Y sabes que yo no suelo prodigarme mucho en estos menesteres pero, tu reflexión, me da por pensar que mucha gente, que te lee casi a diario pero que no te pone cara, y sobre todo no puede pasar contigo, enfrente tuyo, ni un solo minuto, hablando de cosas como estas, no se imagina la suerte que tenemos unos pocos de compartir contigo- de palabra y físicamente- algunos momentos.
Besos.
Ya sabes que me encanta!!!

Mara dijo...

La suerte es mía por tener en el VIVERO gente tan maravillosa como tu... Y tan agradecida a todo lo que digo!!! (Pocos se rien con mis chorradas como tu...) Eres bestial mi niño!!! Gracias por lanzarte!!! El blog es tuyo!! Escribe lo que quieras!!! Un besazo

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.