miércoles, 13 de febrero de 2013

EL DEBUT

(El post de ayer era “triste” y este, en ningún caso, es un blog triste, ante lo cual, cuelgo hoy lo que iba a contar ayer…)

Lo dije, lo escribí mejor dicho, hace un año y casi medio del siguiente… Lo conté aquí, en "El Primer Propósito"

He buscado mil excusas, absurdas o no, porque me daba mucha pereza… Mi compañera de reparto para esta actividad se ha marchado a Perú a vivir, y me ha dado un perezote de muerte…

Hace dos meses (o tres) me fui a Decatlon y me compré la ropa de gimnasia… Un par de leggins negros, dos camisetas (una negra y una roja) pegaditas y dos camisetas sueltas de tirantes (una roja y una negra), un par de calcetines blancos y … a correr!!! No quise hacer un dispendio en zapatillas, por si acaso toda la ropa acababa en el contenedor o en la Parroquia de la esquina, con las etiquetas puestas…

El sábado fui a darme de alta en el gimnasio. Me acompañó el AVIADOR. “Mara, ¿por qué no pruebas un mes en lugar de pagar el año completo?” “Porque voy a venir!!!!… Te aseguro que voy a venir mogollón!!! De hecho esta tarde voy a venir un ratito para ir familiarizándome con el deporte y el mundo que le rodea…”

(Inciso: Hace que no hago nada de nada de deporte un millón de años o más… Voy en coche hasta por el pan. Mis escapadas de esquí no se pueden considerar deportivas, porque me gusta más el “apresquí”  con las cañitas y el hambre voraz que tengo, que el esquí en si… Aunque aguanto bien el día, pero no me muero por esquiar… Sólo aguanto haciendo “ejercicio” cuando salgo de marcha y bailo, y bailo y bailo… Eso si lo hago bien, pero… ¿eso es hacer deporte? …Termino el inciso)

Nos llamaron unos amigos para comer… El sábado no me estrené…

“Mañana domingo a las 11.30 voy a clase de Zumba” (Zumba es una especie de gimnasia bailada que me apetecía mucho conocer…)

El sábado me fui al concierto de Bisbal. Me acosté tarde porque acabamos bailando a las mil y monas… El domingo no fui a Zumba…

“Mañana lunes voy a Pilates a las 20.00” dije con rotundidad… Llega el lunes… “¡¡¡Qué frío hace coño!!!” Me pregunta mi compañera Ro: “¿Vas a ir hoy al gimnasio por fin?” “Es que parece que está nevando…” “Uy, uy, uy… a mi me da la sensación que a este paso no te estrenas!!!”

Llegó a casa a las 19.45… “¿Cómo me voy a ir ahora? Y los niños? Si me piro, casi ni les veo…” Miro el calendario gimnástico… “A las 21.00 hay clase de ABD (abdominales) sólo 25 minutos y de BodyPump.. ¿Qué será eso?”… Me disfrazo ante la mirada atónita de la ESTRELLA y el PLANETA… ¿A dónde vas mami?” “Voy al gimnasio”… “Túúúúúúú!!!” “Si, hija si…”

Rescato del baúl de los recuerdos unas Nike Wimbledon del año pun-chin-pun y me doy cuenta de que tengo síndrome de Diógenes, porque no entiendo por qué todavía las tengo si tienen más de 15 años…

A las 20.45 salgo de casa con lo puesto… Cojo el tabaco (gran deportista estoy hecha!), las llaves de casa y un euro para la taquilla del gimnasio… El móvil se ha quedado sin bateria y el cargador está en el VIVERO… Total, no voy a llamar a nadie!!! No me lo llevo!!! ¿¿¿No sé por qué la gente que va al gimnasio lleva mochila si no te duchas allí???? ¿¿¿Qué ganas de cargar con algo más???

Voy ya con prisas… Me separan del gimnasio más o menos 500 metros… Voy rapidito, a trote cochinero, mientras apuro un cigarro… Entro sin voz ni aliento al gimnasio… “Hola, es mi primer día, ¿Dónde es la clase de BodyPump y en que consiste?” Un monitor se gira y me mira de arriba a abajo… “Eres muy deportista?” “YOOOOOO!!! Qué dices!!! estoy en una forma paupérrima!!!” “Bueno, pues es una clase en la que con música marchosa y con pesas se van trabajando todos los músculos por partes…” “Y las pesas ¿pesan mucho? Yo no tengo nada de fuerza…” “No, al ser tu primer día, ponte kilo y medio… Mira, mejor sube y habla con el monitor”…

Llego al vestuario. Saco mi euro. Guardo mi abrigo y todas mis pertenencias en la taquilla y me llevo la llave atada en una pulsera muy mona que me cuelgo de la muñeca. Me pongo en la puerta de la clase y al abrirse buscó al monitor… Todo el mundo coge sus pesas, su barra, su “tatami”, sus elevadores, sus mancuernas, su colchoneta… Yo también cojo muchas cosas, sin saber muy bien que coño estoy haciendo… El monitor lleva un micro… “Hola, soy Mara, es mi primer día de BodyPump… ¿Cuántos kilos me tengo que coger?” “Hace cuanto que no haces deporte”… “Yo? 30 años…” Me mira flipado!!! “Pues ponte kilo y medio en cada punta de la barra… Pero coge también de 2 kilos y medio”

Empieza la clase. De vez en cuando grita por el micro “Muy bien Maraaaaa… Vamossssssssss”… No sé a quien se lo dice, porque a los 5 minutos he dejado de ver, oir y respirar… Sólo sé que mis brazos portan una barra infernal que en cada punta tiene una pesa de kilo y medio… ¡¡¡Kilo y mediooooooo!!! “Subimos los brazos, bajamos los brazos, despacio, despacio, tres tiempos, arriba, arriba, arriba… Atrás, abajo, arriba, atrás, abajo, arriba otra vez, más rápido, vamos, vamos, vamos… Vamos Maraaaaaaa!!!” “Joder, para que habré dicho mi nombreeeeeee!!!” “Ahora ponemos el doble de peso… Mara pon 2,5 kilos…” Todos me miran… Yo sonrío… “Para que me habré identificado joder!!!” “Nos tumbamos en la colchoneta… Arriba, abajo, arriba, abajo, arriba despacio, abajo lento, aguantando ahí, ahí, ahí, ahí” ¡¡¡¡¡¡Ayyyyyyyyyyyyyy!!! Qué dolorrrrrrr en no se donde pero me duele todooooooo!!!! Miro el reloj, solo han pasado 15 minutos!!!

“Me voy colega, me piro, no puedo más” ….. “No hombre tía como te vas a ir, te mata el AVIADOR si llegas a los 20 minutos a casa” …. “Vale, pues no me voy a casa… Me voy a tomar una caña al bar del gimnasio sola” ……. “No hombre, nooooooo!!! Deberías seguir un poco más, tú puedes tía, tu puedes!!!”

“Mara que te duermessssssss!!!!” Le sonrío por inercia y hago esfuerzos para no llorar… ¡¡¡Qué jodío el tío!!! Está cuadrado y trabaja en esto, pero no entiende que voy a echar hasta la primera lactancia como siga a este ritmo… “Ahora de pie, vamos a por las sentadillas!!!” “Uy qué mala pinta!!! Con ese nombre deben ser una cabronada horrible … Deben ser tipo cuclillas!!!” “Vamos, bajando despacio, aguantando ahí… Vamossssss!!! Arriba rapido, abajo despacio, arriba rápido, abajo despacio!!!” “Poto colega!! Lo sé… ¿Me están temblando las piernas? Creo que un gemelo se está tensionando… Me está doliendo el hombro? Uy que de sensaciones nuevas… Me voy a cagar con las de mañana!!!” “Vamosssss, abajo deprisa, subimos despacio, abajo deprisa, subimos despacio y ahora, arriba, abajo, arriba, abajo. Vamosssss Maraaaaaa”… “Si vuelve a decir mi nombre a gritos le tiro la mancuerna de un kilo que todavía no sé para que coño he cogido!!!”

Así una hora entera… Cuando termina la clase a las 22.10 de la noche, porque nos ha dado una propina de diez minutos el muy capullo, pregunta en voz alta “Bueno Mara… ¿Qué tal te notas? Para llevar 30 años sin hacer deporte no lo has hecho tan mal!!!” Todos se giran hacia mi… “Hombreeeeee, 30 tampoco… Quien dice 30 dice 10!!!” Joder qué vergüenza, todos han debido pensar que tengo 50 años!!! (Creo que los he aparentado en esta clase…)

“Bueno, espero verte aquí el jueves”… “Si, si…” Me giro… ¡¡¡Y una mierda!!!! ¡¡¡No vengo más nunca!!!

Vuelvo a casa arrastrando literalmente los pies… Los 500 metros se convierten en 5 kilómetros… Ni me planteo fumar… Me tiembla hasta la cabeza, llego arrastrada hasta el portal, sin fuerza aprieto el botón del ascensor, no puedo abrir la puerta, entro como puedo, saco las llaves de casa, tengo tics en los hombros, entro en casa, accedo al salón y me encuentro al AVIADOR espanzurrado en el sofá… Le miro seriamente… Le entra un ataque de risa brutal… Yo sólo le miro, sin articular… “Bueno que tal?” “Mañana te lo contaré… Hoy no puedo ni hablar…”

Me ducho. A las 22.30 caigo en la cama como un plomo… Mañana será un gran día de dolores inesperados en lugares cuya existencia desconocía… Estoy segura!!!

Lista de errores que he cometido en mi primer día de gimnasio:

1.- No ir en coche para poder volver a casa sin que me tenga que recoger el camión de la basura o un vecino que cree que estoy borracha porque doy eses por toda la calle.

2.- No llevar mochila para meter: una bolsa para potar, la cafinitrina para el infarto, una toallita para por si sudas (no he sudado y el AVIADOR dice que si no sudas lo has hecho de culo!), una botella de agua o aquarius para no morir deshidratada.

3.- Identificarme con el monitor con mi nombre y mi nula experiencia. Si lo haces te achicharrará toda la clase.

4.- El cigarrito de antes de llegar a clase sobra.

5.- No hace falta llevar los pendientes, el collar, las pulseras y el reloj… Básicamente porque estás muy mona, pero hecha una ridícula y una absurda… Y todo ello se puede romper…

6.- Siempre hay que llevar el móvil para llamar al Samur y que vengan a por ti…

Continuará… (B. te he echado mucho, muchísimo de menos en mi primer día de gimnasio…)

(Hoy, miércoles 13 de febrero, cojeo, no me puedo agachar, estiro los brazos con dificultad y me giro a duras penas… pero mañana volveré a probar mi clase de Zumba)

11 comentarios:

Uri Contini dijo...

La primera clase de body pump es lo más parecido a ser costalero de la cofradía de la Virgen de la Amargura, te lo puedo garantizar...

Mara dijo...

Mira Uri... con tu comentario has conseguido que escriba algo que nunca hago, y que no volveré a hacer... JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAA!!!
Eres el mejor!!!

Beatrice dijo...

¡Qué rato tan divertido a tu costa! Eres única con tus formas.
Por fin te has estrenado y estrenaste el "chandal" que jamas quisiste tener en el armario (he rememorado el "chandalismo"). Mi más sincera enhorabuena por este paso de entrega a las más profundas convicciones y propósitos eternos.
Me admiras. Lo que no se es cómo has podido escribir este post, con las agujetas que debes tener por todito el cuerpo.
Hurrar, MARA, lo has conseguido. Y yo no te sigo en esta aventura, no de momento.

Sara M. dijo...

Jajajaja, si es que, ¡Pá qué te compras un chándal, alma de cántaro! Yo si sabía lo que es el body pump, y no me pillan ni loca. Me gusta más el aerobic, y las clases de zumba, deben ser geniales. Yo por ahora con mi pádel voy que ardo, y lo de tener que pagar gimnasio, pues mejor lo dejamos para otra época. ¡Enhorabuena! (yo no hubiera aguantado la hora ni en broma).

El 16 en discordia dijo...

Creo que los males postgimnasio solo duran 100 años.
Ahora hablando en serio...Se qué te queda poco tiempo para ir al gimnasio y que para un día que tienes libre,cuesta mucho esfuerzo dejar de hacer otras cosas como estar con la familia,etc...
Pero si te esfuerzas un poco ya veras que bien te vas a encontrar de aquí a unos días.
Me he reído mucho leyendo tu post.Es muy bueno.

Mara dijo...

Queridas Beatrice y Sara M: quiero dejar por escrito que en ningún caso lo que me he comprado es un chandal!! Sigo sin tener de eso!!! Ni muerrrrrrrta colegaaaaaa!!!

16: Creo que ahora entiendes por qué, desde hace dos días, parezco Robocop!!!

Un beso a los tres y gracias por los ánimos... Continuaré con mis "gimnasias"...

TORO SALVAJE dijo...

Pues nada...
El domingo ya puedes hacer una maratón.

:P

Besos.

John Lennon dijo...

Bien hecho, y además si dejas de fumar te vas a ahorrar más dinero que lo que te ha costado el gimnasio.
Espero que vayas por lo menos 3 veces a la semana y sobre todo que nos lo cuentes... aunque nos den agujetas de reírnos.
Forza...

Sara M. dijo...

Perdóoooooooooooooname, perdóooooooooooooname, perdóoooooooooooname... Llevas razón, una camiseta y unos leggin no son ni de lejos tan feos como un chándal.

Patty dijo...

Buen intento Mara.

Juanma dijo...

Mara te animo a la práctica del deporte. Si consigues que te atrape ya no podrás escapar. El deporte es cómo una ruleta en la que un hámster enjaulado intenta salir patalenado y patalenado y la ruleta girando cada vez más aprisa. Te lo digo por experiencia propia, que atrapado por el running hago muchos, muchos pero que muchos kilómetros a la semana corriendo, y siempre con la intención de hacerlo cada vez más rápido.
Ánimo.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.