jueves, 7 de febrero de 2013

SECRETOS A VOCES

Si. Lo sé. Un secreto deja de serlo cuando lo saben más de dos o tres personas. El mío lo sabe bastante gente, pero … hoy lo voy a desvelar aquí, en mi blog…

El hombre de mi vida se llama NORBERT.

Es austriaco. Rubio con ojos azules. (siiiiiiiiiii… tiene los ojos azulessssssssssss!!!) Una sonrisa preciosa. Una risa super-contagiosa. De entre 35 y 40 años. Delgado. Altito. Con un sentido del humor bestial. Sabe escucharme maravillosamente (que no es fácil eh?)… Y sobretodo, tiene unas manos de flipar…

No es AVIADOR. El hombre de mi vida no es el AVIADOR. El nombre del AVIADOR empieza por … Bueno, ¡¡¡no empieza por N!!!.

No es ninguno de mis amores del pasado. Tampoco es un amor secreto. En ningún caso es un amor platónico…

El amor con NORBERT, el hombre de mi vida, es distinto… Es un amor totalmente distinto al que yo había vivido hasta ahora con ningún otro hombre…

Nos vemos cada dos o tres meses durante, más o menos, una hora u hora y media. Siempre que me ve, abre los brazos muuuuucho y me da un abrazo cariñoso y apuchuchable. Y acto seguido me mira y me toca el pelo… Siempre me toca el pelo… ¡¡¡Es taaaaaan cariñoso!!!

No había querido desvelar su identidad, ni hablar de su persona antes, porque, aunque llevo muchos años (tantos como 10) manteniendo esta relación absolutamente idílica con NORBERT, él nunca había hecho lo que ha hecho hoy…

Nuestra relación empezó por pura necesidad… Yo necesitaba un cambio urgente… Le necesitaba a él… y tantos años después, como es lógico, ya tiene un poso de cariño brutal…

Mi NORBERT (porque es mío, aunque no con exclusividad) sabe perfectamente lo que quiero. Y además, tiene toda mi confianza, que aunque en una relación es importante, en la nuestra en primordial… Nunca, nunca, nunca en los diez años que llevamos juntos me ha decepcionado. Nunca he tenido que darle un toque. Siempre sabe lo que tiene que hacer cuando me ve y lo que es más importante, sabe maravillosamente cómo lo tiene que hacer. No titubea. Va con paso firme y sobre seguro… Ohhhhh!!! Qué pedazo de hombreeeeeee!!!!!!!!

El resultado está a la vista, siempre vuelvo a caer entre sus garras.

Para una mujer, encontrar un hombre que la sepa tratar, es importante, importantísimo… De hecho hay mujeres que nunca lo encuentran… Pero encontrar un tío que sepa tratar tu cabellera y esté preparado para podarla bien… Eso si que no tiene precio!!!

Yo tengo un pelo que es una cabronada… Tanto por el corte, como por el grosor, la cantidad, la capacidad de reproducirse y de revolucionarse… y lo peor de todo… ¡¡¡Odio peinarmeeeeeeeeeee!!! Por eso hace años, muuuuuchos años, que opté por el pelo corto. Llevar el pelo largo abandonado da una sensación horrible, de sucia y además de aburrida, y por eso, ¡¡¡me lo talé!!!

El pelo corto es comodísimo. Pero si además pones un NORBERT en tu vida, que te hace un corte pistonudo, te olvidas de los problemas capilares para los restos!

Gracias a NORBERT (mi NORBERT) yo me mojo el pelo en una piscina, y cuando salgo de agua hago como los perros ¡¡¡zas, zas, zas!!! hacia los lados. Meto los dedos dentro de la masa pelumbrera, agito fuerte las manos y ya estoy! Peinadísima!! Lo digo totalmente en serio. Si llevas un buen corte de pelo, no hace falta peinarse… Nunca estás maravillosamente peinada, pero nunca estás despeinada, porque tu corte de pelo es despeinado y esa es la gracia…

Yo, con mi corte de pelo, me parezco a Kouji Kabuto.

¿Y por qué desvelo hoy su existencia? Pues porque hoy he llegado “deprisaycorriendo” a mediodía sin comer para cortarme el pelo, porque había empezado a parecer “el león de la Metro”… Y como las que te lavan debían estar comiendo, mi NORBERT ha tenido a bien lavármelo…

¡¡¡No sé ni cómo me llamo ahora mismo!!! ¡¡¡Diossssssssssss Míooooooooo!!! ¡¡¡Que me ha hechooooooooooo!!! ¡¡¡Unos masajes en la cabeza brutalessssssssssss!!! Ufff… Me he abandonado tanto que cuando ha terminado le he dicho: “Déjalo, me cortas otro día… Sígueme haciendo eso porfa!!!”

¡¡¡Que barbaridad!!! ¡¡¡Qué gusto!!! Me he sentido totalmente una princesa!!! Ufffffff, grrrrrrrr, brruuuuuu!!! He rebuznado!!!

Y luego, como siempre, me ha cortado como le ha dado la Real Gana (y hoy con más motivo porque estaba alechugada totalmente) y yo, me he vuelto tan contenta a trabajar pensando “Norbert, mi querido Norbert, te va a caer un post que te vas a cagar!!!”

El hombre de mi vida, trabaja en la calle Marceliano Santa María de Madrid. Y lo comparto con vosotros, porque cambiará vuestras (aburridas-insulsas-míseras-deprimentes) vidas capilares… (También poda y tala a los tíos ¿eh?)

Y es sabido por bastante gente, porque hoy, cuando salía del VIVERO le he dicho a una compañera: “¡¡¡Me voy a ver al hombre de mi vida!!!” y mi compi me ha contestado “¡¡¡Qué no te corte mucho!!!”

Vamos … que la existencia de NORBERT es un secreto a voces…

10 comentarios:

El 16 en discordia dijo...

A esa "pelu"...Creo que van más personas de tu familia ¿verdad?
De los demás no voy a opinar como salen de contarse el pelo,pero a ti te digo que sales igual que entras...Con menos pelo pero muy guapa.
Ya veré el resultado el martes cuando vuelva de mis minivacaciones.
Buen post.

Patty dijo...

Yo lo quierooo!!!! Mi pelo me da pena: por debajo del hombro, grueso y tan tan abundante que cuando me hago la coleta no me toco los dedo a través de ella. Lo único bueno, es rubio y a mechas marrones. Yo quiero a algieb que me lo corte a capas, pero cuando lo tenga un poco más largo, que me quede un pelín rizado, como cuando era pequeña. Si tu Norbert me puede contentar, ahora mismo voy para allá, te lo aseguro. Muchas gracias y buen post.

TORO SALVAJE dijo...

Más que un peluquero parece un mago.

Bien por él.

Besos.

Beatrice dijo...

¡Qué gusto!, Hay que dejarse caer por allí, ya sabes que estoy para renovarme.
Y te aseguro que a Patty no le dejo ir por allí de momento, que es muy cría la niña.

sin más palabras dijo...

Madre mía!!!un buen corte es ideal y ya que nos ponemos un buen masaje también, upsss he dicho yo eso????

Un besazo

Beatriz dijo...

No puedo estar más de acuerdo con este post!!..Doy fe de todo lo que has contado..
Un beso

Sara M. dijo...

Jajaja, muy bueno el post, y hablando del tema, ¡yo también necesito un Norbert en mi vida!!!
Tengo el pelo asquerosamente motoso, y a la vejez viruelas, me ha dado por llevarlo larguito. Problemas: como tú dices, si no le haces nada especial queda soso, y hacerle ese algo especial no es nada fácil. Ahora lo tengo desmontadísisisimo, y eso hace que se me quede ondulado y con gracia, pero cada par de horas "muta" y pierde/gana gracia sin ningún control por mi parte. ¡Muuuuuucha envidia me has dado!

Sara M. dijo...

Por cierto Patty (con permiso, Beatrice), hay un truco muy fácil para cortárselo a capas: ponte cabeza abajo en la bañera, y cortas todo igual, lo más recto que puedas. Al volver a ponerte derecha, el pelo se te queda a distintas alturas. Si lo haces, nos cuentas ;)

Beatrice dijo...

Sara M. que no se le ocurra, que se lo corto al 2.
Eso lo hice en una ocasión cuando rondaba el colegio y fue una chapuza total, mi madre cortó también por lo sano a la altura del hombro (menos mal que llegaba al menos al hombro) e hizo lo que pudo con las capas del flequillo.

Prefiero llevar a Patty a la pelu, pero ahora me va mal de tiempo, déjame unos añitos y le doy permiso (y dinerito)

Sara M. dijo...

Jajaja, lo siento Beatrice. Pero entonces, pobre, llévala a la pelu, andaaaaaaa

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.