martes, 1 de noviembre de 2011

ANÓNIMOS

Quiero aclarar una cosa antes de seguir con el enunciado de mi post, este blog tiene un claro sentido, que es que, en un futuro no muy lejano, MI ESTRELLA y MI PLANETA sepan quien es su madre, como piensa, como siente, como percibe la vida, y, sobretodo y más importante, lo que ellos significan para mi, y así, cuando dentro de 40 millones de años me marche de este mundo, tengan escritos de su madre, que aunque no sean de mi puño y letra, son mis escritos. Yo los tengo de mi padre, y cada vez que los leo, me hace sentirme más cerca de él, si es que se puede estar más cerca de un padre.

También quiero aclarar que me encanta escribir, mucho más que hablar (que me gusta que te cagas!), pero me apasiona muuuucho más escribir, me relaja, me distrae, me divierte y me siento más segura delante de un folio en blanco, que delante de una persona… Y además, para lo que hay que decir, o para lo que hay que oir… yo prefiero escribir, porque leer es voluntario, y oir, en muchas ocasiones, es absolutamente obligatorio…

Y escribo sobre todo lo que se me pasa por la cabeza, sobre las cosas que me pasan, sobre las que me han pasado, o sobre las que me gustaría que me pasasen…

Introducido y aclarado este punto importantísimo, afirmo lo siguiente:

Me gustan, los ANÓNIMOS me gustan. Toda la vida me han gustado los “intríngulis” y las adivinanzas, con lo cual, los ANÓNIMOS me encantan.

Desde que tengo el blog he descubierto nuevos significados de ANÓNIMO, sobretodo, las distintas acepciones y percepciones que tiene el personaje ANÓNIMO, cuando se recibe por escrito.

La Real Academia de la Lengua Española lo define como: “Dicho de una obra o de un escrito que no lleva el nombre de su autor”. Si, vale. Esto es un ANÓNIMO general, pero cuando tienes un blog, un ANÓNIMO es mucho más.

En primer lugar, cualquier persona que participa o comenta tu blog te hace una ilusión especial, sea o no ANÓNIMO.

Me encanta cuando los “fanáticos-seguidores” firman o escriben con sus nombres (ya sean reales o de “guerra cibernética”), porque sabes que personas te siguen, y valoras que además de leerte, gasten dos minutos (o más) de su vida, en comentar lo que has escrito. Se agradecen, de verdad, los comentarios que me hacéis, porque de ellos saco conclusiones sobre mi forma de pensar, de escribir y sobre el contenido de lo expresado, y me ayuda a darme cuenta de cuando transmito y de cuando no transmito.

Cuando un post tiene muchos comentarios me indica que el tema gusta y me ayuda sobre la dirección que debo tomar. Cuando un post tiene pocos comentarios, no me importa, entiendo que es difícil que todo lo que escribo guste, y sobretodo me indica que temas pueden llegar a aburrir al personal.

Dicho lo cual, y agradeciendo, de corazón, a mis “fanáticos-seguidores” su aportación, vuelvo al ANÓNIMO.

En los post que he escrito, y ya van casi 70, me he encontrado con diferentes tipos de ANÓNIMOS.

1.- ANÓNIMOS IDENTIFICABLES POR TODOS: Son aquellos que por expresiones que utilizan o por lo que cuentan en sus comentarios dejan ver claramente la relación que tienen conmigo, y no les importa que otras personas sepan quienes son. Me encanta, porque aunque no firman con su nombre, rubrican con sus palabras, y dejan de ser ANÓNIMOS aunque quieran ir de eso por la vida. Los ANÓNIMOS IDENTIFICABLES POR TODOS suelen haber participado activamente en el tema del post, y no queriendo darse más importancia de la necesaria, quieren dejar constancia de que estuvieron, y además cuentan las cositas desde su punto de vista… y yo que soy demócrata a lo bestia, me encanta leer lo que han sentido y vivido otras personas ante una misma situación también vivida por mi. A todos ellos ¡¡Gracias chicos!!

2.- ANÓNIMOS IDENTIFICABLES SOLO POR MI: Son aquellos que utilizan palabras o hablan de situaciones que sólo y exclusivamente hemos vivido el ANÓNIMO y yo, y por tanto, nadie más que yo sabe quien es. Estos me gustan muchísisisimo porque crean misterio en los demás, y mosqueo, y morbo… y a mi todas esas tonterías me gustan… Soy así de tontorrona… Los ANÓNIMOS IDENTIFICABLES SOLO POR MI son como secretitos a voces, son guiños desde el otro lado del ordenador, soy un “te leo, te sigo, no quiero que el mundo lo sepa, pero si quiero que lo sepas tú”, y me hacen sonreír, sobretodo cuando dejan caer ese “mordisquito” escrito que es absolutamente identificativo para mi, y nada más que para mi. A todos ellos ¡¡¡Gracias chicos!!!

3.- ANÓNIMOS ABSOLUTAMENTE DESCONOCIDOS E IMPOSIBLES DE IDENTIFICAR: Estos, solamente quieren decir “me ha gustado y quiero que lo sepas”, “me has hecho reir y quiero que lo sepas”, “me he partido y quiero que lo sepas”, “me has emocionado y quiero que lo sepas”, “me ha parecido una mierda y quiero que lo sepas”… “Sea lo que sea lo que me has hecho sentir, quiero que lo sepas”. Y de verdad, me encanta, que, sea cual sea el sentimiento que te he despertado, me lo expreses desde el anonimato más absoluto. Tú quizá si sepas quien soy yo. Quizá no. Da igual. En cualquier caso, da igual. Los ANONIMOS ABSOLUTAMENTE DESCONOCIDOS E IMPOSIBLES DE IDENTIFICAR acarician con sus palabras escritas, porque no queriendo darse importancia, sabiendo que yo nunca podré saber de su identidad, se lanzan a hacer cualquier comentario, que de verdad es recibido con una ilusión tremenda, y además tienen la grandeza de la falta de protagonismo. A todos ellos ¡¡¡Gracias chicos!!!

4.- Y por último, ANÓNIMOS QUE NO ESCRIBEN: Dentro de estos hay dos tipos:

a.- Los que “se encuentran de bruces” con mi blog por casualidad, lo leen, no dicen nada, a veces vuelven y a veces no… A vosotros solo puedo daros la Bienvenida más calurosa. A todos ellos ¡¡¡Gracias chicos!!!

b.- Los que “me buscan” diariamente para ver que digo, para saber que hago, para ver si en mis palabras hay alguna alusión a ellos, o porque me conocen y quieren saber si siguen formando parte de mi vida, porque les interesa saber como estoy, después de un tiempo sin saber nada de mi, porque vuelven a ver a la que conocieron hace muchos años y con la que ya no tienen trato, porque me tratan diariamente y después de leerme me lo dicen a la cara directamente, porque son de mi familia y creen que ya me lo han dicho todo, porque son amigos y acto seguido me mandan un mail para hacerme una critica constructiva, porque les gusta cotillear sin que se sepa que lo están haciendo, porque sienten el gustirrinín de saber de mi desde mi más absoluta ignorancia sobre su identidad. No me importa que “hurguéis” en mi blog, en mis pensamientos, en mis vivencias, en mis historietas, no me importa nada de nada, si me importase, claramente, no escribiría abiertamente al mundo. No hay nada en el blog que me resulte vergonzoso, ni que sea tan íntimo como para no ser contado, por lo cual, podéis seguir buscando y buceando en mis acontecidos. A todos ellos ¡¡¡Gracias chicos!!!

Nunca leí “La importancia de llamarse Ernesto” de Oscar Wilde, pero claramente para mi, la importancia, es llamarse ANÓNIMO.

11 comentarios:

El 16 en discordia dijo...

Avisa a tu estrella y a tu planeta de que hay algún post clasificado x para que no se lleven una sorpresa.

Te sigo siempre y no sabes quien soy.

Firmado:Un "ANÓNIMO".

Que no que es broma soy el 16..............

Mara dijo...

16!!!!!!! Eressss guaysssssssssss!!!!! Besos...

Anónimo dijo...

Este anonimus te sigue y te manda un besazo desde Cuzco - Madrid-

Mara dijo...

Otro para ti mi niño Mkt...

Sandra dijo...

El temita de los anónimos en los blogs es muy controvertido, porque en realidad, a no ser que quien comente sea alguien que te conoce en carne y hueso, el resto, con nombre o sin él, somo anónimos.

Aunque tanmbien es cierto en que llega un momento en que casi dejamos de ser anónimos para convertirnos en conocidos.

Eso si, dios te libre de los anónimos cabrones, que haberlos haylos.

Besos,

Mara dijo...

Efectivamente... Dios me libre!!!
Gracias y bienvenida!!!

Beatrice dijo...

Pues yo soy de los fanático-seguidores que rubrican con nombre "cibernético", pero no juego contigo al escondite porque ya me conoces. Te he echado de menos estos últimos días, no te he leído por exceso de trabajo. Espero ponerme al día en la lectura del blog, porque no hay desperdicio en tus entradas. Me gusta, me divierte "leerte".
Pero si lo que de verdad te gusta es que firmemos con ANÓNIMO, lo dices y basta.

Mara dijo...

Beatrice: Te he echado de menos que lo sepas!!!, pero como esto es totalmente voluntario, pensé que ya te habias aburrido de mis chorradas...
Sigue firmando con tu nombre, por favor, porque tus comentarios me hacen reflexionar mucho, sabiendo que vienen de ti. Muchos besitos, muchas gracias por seguir ahí... y no curres tanto que amarga la vida!!

Beatrice dijo...

¿Cómo voy a dejarlo si me tienes enganchá?, si cada dos días me enchufo a tu blog , a veces a diario por si tienes entrada sorpresa. Me rechifla esta lectura, "Red Bull me da alas" y tus entradas también. Eres un cielo, una juerguista y una tía estupenda.
Y de lo de trabajar en exceso es inevitable cuando los hijos son tantos, a ti te pasará lo mismo. En casa siempre hay algo que hacer y por temporadas demasiadas cosas que hacer, este es mi momento. Pero en el curro de fuera, se me cae el boli a la hora justa y a "decansar" a casa. Allí lo justo. Uno no puede excederse porque es malo para la salud de cuerpo y alma.

Oscar Hurtado dijo...

os recomiendo la red anónima de Towmin HTMLpoint, 180 usuarios en dos meses de vida y sigue creciendo. La timidez desaparece siendo anónimo, eso no se encuentra en las redes de siempre.

Anónimo dijo...

Muchas Gracias por tus palabras.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.