martes, 6 de septiembre de 2011

LAS VIBORAS


¡¡¡Qué asco me dan!!! Toda la vida he odiado las serpientes. Cuando veo un documental con MI ESTRELLA y MI PLANETA sobre serpientes, se me ponen los pelos de punta, como escarpias. Me dan ganas chillar. Me hago un ovillo en el sofá, y siento hasta escalofríos… Las miro de refilón, a escondidas… Me repugnan, las serpientes me repugnan!!!!

La serpiente es un animal absolutamente asqueroso y repugnante. Llega despacio, por detrás, en silencio… Se acerca sigilosamente, arrastrándose y cuando menos te lo esperas, porque tú estás tranquila viendo que llega en son de paz y de forma remolona… Fruas!!! Se lanza con sus dientes, su lengua viperina, sus colmillos afilados… y te pica… Literalmente, te la clava por la retaguardia… en ocasiones, te engulle, te fagocita, en otras, solamente te pica porque sí, sin venir a cuento, no saca nada de ti, pero te hiere mortalmente o te deja inhabilitada durante un tiempo largo…

Una picadura de serpiente no pasa desapercibida, y te deja un recuerdo imborrable en tu existencia…

En la vida, en muchas ocasiones, tienes la desgracia de encontrarte con personas así. Yo las llamo LAS VÍBORAS y además estoy convencida de que duermen enroscadas. No las ves venir, te engañan absolutamente, se acercan a ti en son de paz y a la mínima, minimísima, fruasss! Te la clavan!!!!

No es fácil distinguirlas, porque se mimetizan con el entorno y disimulan su maldad, con hipocresía y simpatía, de forma que tú, que eres una cándida crees que estás al lado de una persona inofensiva y comprensiva, a la que le importas y que te quiere ayudar, y en realidad estás al lado de un ser repulsivo que sólo quiere sacarte las tripas y hacerte daño.

Entiendo perfectamente que la pobre Eva cayera en la trampa y se jalara la manzana, porque una VÍBORA engaña a cualquiera, y la pobre Eva estaba sola en el paraíso, sin nadie con quien hablar (no sé porque me da la sensación de que Adán no debía ser muy hablador), y de repente te habla una VÍBORA, te sonríe, te habla bajito y con cercanía, y como preocupada por ti, con una sonrisa cinica y graaaande… y te engatusa, vamossssssssss, que si te engatusa, y te comes hasta las raices del manzano, vamossssssssss, que si te las comes.

LAS VÍBORAS son esencialmente envidiosas, porque, aunque no lo parezca, quieren tu vida, ya que tienen una vida tan vacía que les da tiempo a estar absolutamente pendiente de la vida de los demás. Vigilan tus movimientos, son totalmente conscientes de lo que pasa a su alrededor, buscan donde no hay, y, por supuesto, creen que están en posesión de la verdad absoluta sobre la vida del prójimo.

Y la comentan… cuentan tu vida “a los siete mares”, con la confianza del que se sabe tenedor de todos tus secretos, e incluso, llegan a decorar las cosas que han visto y oido para que sea todo más morboso. Y cuando estás delante de ellas, disimulan como que les caes bien, y te mienten, hacen como que les preocupas, tu, tu vida, tus problemas y te sacan información que luego dan la vuelta a su manera para que parezca que esa información que te han sacado, se la has contado en confidencia.

Odio a todas esas personas que se creen “sentadas a la derecha del Padre”, superiores a los demás, con una inmensa capacidad de juzgar y criticar, porque consideran que tienen una vida aparentemente perfecta, que van por el camino recto, y no se dan cuenta de que la vida es un “boomerang” que lanzas, y vuelve a ti, y te pega en toda la cara… Y donde dije “digo”, ahora tengo que decir “Diego”, porque las tornas han cambiado radicalmente.

Su vida, para mi, vista desde fuera, es una existencia absurda, frustrante y un auténtico coñazo, porque se limitan sólo y exclusivamente a estar pendiente de los movimientos del prójimo y comentarlos con sus lenguas repulsivas y venenosas. De hecho, cuando hay calma, tienden a inventar noticias y acontecimientos, para darle emoción a sus reuniones y encuentros con terceros, para sentirse el centro de atención a base de contar la vida de los demás, porque si contasen su vida, claramente, nadie les escucharía, ya que tienen una vida anodina … aburrida … tibia.

LAS VÍBORAS tienen una apariencia de alegría, que es sólo eso, apariencia, porque en realidad el “resquemor” de la vida arrastrada y frustada que llevan, no les deja disfrutar de los pocos, escasísisisimos, momentos de felicidad que podrían tener…

¡¡¡Qué asco me dan las serpientes!!! Toda la vida las he odiado. Cuando veo un documental con MI ESTRELLA y MI PLANETA sobre serpientes, se me ponen los pelos de punta, como escarpias. Me dan ganas chillar. Me hago un ovillo en el sofá, y siento hasta escalofríos… Las miro de refilón, a escondidas… Me repugnan, las serpientes me repugnan!!!!

Y sólo me inspiran una actitud: la huida en dirección contraria, y un pensamiento: “Vade retro!!!” (¡¡¡Apártate de mi!!!)

¡¡¡Qué a gusto me he quedao oye!!!

5 comentarios:

El 16 en discordia dijo...

Estos animales a mi si me gustan en su estado animal,pero cuando se meten en el cuerpo de una persona,la verdad la cosa cambia bastante.
Pero...Podía ser peor,por que yo todavía no conozco a ningún reptil humano que te avise en forma de "escupitajo" antes de picarte,cosa que en su estado normal si sucede.
P.D:Yo al animal(de animal) que realmente no puedo con el es la araña.

Beatrice dijo...

¡Qué asco! ¿verdad? Me parecen repulsivas, escurridizas y lo único que tiene bonito es el bolso que dejan al perder la piel.
En cuanto a LAS VÍBORAS; cierto que no se las ve venir, hasta que te la cuelan dos veces, no les dejo una tercera. Adopto postura de encantadora y mi boca sólo se abre en su presencia para bostezar, ni una palabra, y mira que soy ingenua.
Por lo que a mi respecta no quiero saber nada de estos seres rastreros que intentan meterse en mi vida, como dices, para opinar y tergiversar todo lo que digo y hago.
No las quiero ver ni en pintura, lejitos x fa, dejen mi espacio vital libre.
Si, si, debe ser por la vida vacía que llevan, que se sienten necesitadas de la vida de los demás para hacer con ellas lo que quieren. Vamos que podrían comprarse un mono y ponerles lazos de colores, para entretenerse.
Marita, que mona eres escribiendo,... y en persona también, mujer.

Por cierto, ¿Conoces blog de madre?, creo que te va a gustar, tiene entradas que son para morirse. Busca una de hace 5 semanas que se llama Sobre el color carne y otros desastres naturales. No vas a parar de reír, y a lo mejor te da por contarnos tu opinión.
Besos
Beatrice de Los niños de Bea

Mamen Martin dijo...

Que ascoooo!!!Me muero del ascooo!!!Esta semana lo estoy pasando fátal por culpa de una vibora de esas,su nombre empieza por M( vibora M)esta es pequeña pero... mala mala,tener cuidado! aunque todo el mundo me dice que pase de ella,sigue estando en el grupo y es muy dificil,al final seguro que nos separa,la tengo que seguir aguantando, yo soy de sentimientos,amiga de mis amigos,y ha conseguido hundirme, todo esto es cuestión de tiempo y de paciencia, muuuuucha paciencia,pero no puedo más sococorrrooooooooo

Mara dijo...

Pasa de ella... Nadie puede contigo, que nadie te hunda Princesa. Un beso enorme y muuucho ánimo...

spinosaurus striker dijo...

WOW NO PUEDO CREER EL GRADO DE IGNORANCIA DE ESTA GENTE,TACHANDO DE ASQUEROSO SOLO POR SU NATURALEZA? , POR SU FORMA DE VIVIR? QUE LE PASA A ESTA GENTE ? TODAVIA EL COMENTARIO DE *PRINCESA* QUE CARAJOS? EN SERIO LA GENTE CON ESTA MENTALIDAD ES LA QUE DA VERDADERO ASCO, SON UNA ABERRACION A LA RAZA HUMANA

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.