miércoles, 19 de octubre de 2011

OTRO REENCUENTRO

Cuando era pequeña tenía una amiga del alma. Pero del alma, del alma…

Estábamos todo el día juntas. Íbamos juntas en la ruta que nos llevaba al cole, estábamos juntas en clase, jugábamos juntas en el recreo, volvíamos juntas en la ruta y muchos fines de semana los pasábamos también juntas.

Éramos uña y carne. Éramos abril y mayo. Éramos pin y pon. Éramos zipi y zape. Éramos AMIGAS DEL ALMA.

Mi amiga se llamaba M. y teníamos un montón de cosas en común: era la pequeña de cuatro hermanos, casualmente, yo también, pero de cinco. Tenía una risa absolutamente escandalosa y supercontagiosa, yo, para la desgracia personal de los de mi alrededor, también. Era malísima en matemáticas, yo era peor todavía. Nos encantaban los Hombres G. Y juntas, empezamos a fumar.

Su familia tenía una finca superchula a las afueras de nuestra ciudad en la que, básicamente, se criaba ganado. Muchos fines de semana íbamos a pasarlos a la finca. No recuerdo haber tomado unas chuletitas tan ricas como las que comíamos allí a la brasa. Allí vi por primera vez en mi vida una máquina ordeñadora de vacas, y alucinaba cuando los “tentáculos” de la máquina sacaban la leche, y las vacas estaban allí, tan tranquilitas… Literalmente alucinaba.

Tenían un montón de perros, y me acuerdo especialmente una vez que una perra tuvo una camada y estuvimos allí con los cachorritos, que no habían abierto ni los ojos, y la perra, que ya nos conocía, nos dejó cogerlos a todos. En la finca, además, había un montón de fardos amontonados de paja prensada y también había montones de paja suelta. Nosotras nos dedicábamos a escalar los fardos de paja, y una vez arriba nos tirábamos encima de los montones de paja suelta… Acabábamos llenitas de mierda, pero nos lo pasábamos bomba.

M. tenía un gato que se llamaba “Gusi”. Era suyo y sólo suyo. Gusi y M. se adoraban. A mi no me han gustado nunca los gastos… Puedo decir que los detesto, pero Gusi era especial… No era el típico gato independiente que iba a su bola, no… era un gatito que se ponía encima de ti y ronroneaba, veía la tele contigo, era supermimosete… Era especial.  

Un fin de semana M. llevo a Gusi a la finca… Y cuando llegó la hora de volverse a casa no encontró a su gatito por ningún lado. El lunes cuando llegué a la ruta, M. estaba super triste y preocupada porque Gusi nunca se alejaba de ella y nunca se había quedado solo, además el finde siguiente no iba a volver a la finca y M. dudaba de que pudiera sobrevivir quince días “a pelo” por allí… Yo no tenia ni idea de gatos, pero estaba segura de que Gusi sobreviviría, porque ¿no tienen siete vidas los gatos?

Dos fines de semana después volvimos a la finca. M. estaba menos triste, pero dedicamos mucho rato a buscar a Gusi. No lo encontramos por ningún sitio. Después de mucho rastrear, nos fuimos a los fardos de paja a tirarnos. En un momento dado, uno de los fardos se cayó y cuando nos acercamos a recogerlo, nos encontramos a Gusi (o lo que quedaba de él) igual de prensado que la paja que había en el fardo. Yo nunca había visto un gato-folio, absolutamente espachurrado y aplastado, y claro! me entró un ataque de risa horroroso, mientras M. lloraba y lloraba: “Ah!!!! Mi Gusi, mi Gusi”… Dos semanas después M. tenía otro gatito…

Cuando íbamos de excursión con el colegio M. siempre llevaba unos bocatas estupendos, con unos filetazos que te mueres… Y a mi me daban muchísima envidia, porque los míos, que también eran buenísimos, nunca eran de filete, y si eran de filete, el mío nunca era como el de M.

Cuando nos enfadábamos yo sufría muchísimo, porque me sentía sola en el mundo, y le pedía ayuda a mi hermana mayor menor para que hablara con M. en la ruta y consiguiera que me perdonara.

Yo me bajaba en la ruta antes que M. y algunos viernes le decía al Jefe de Ruta que ese finde me iba a dormir a casa de M. y cuando llegaba a su casa, llamaba a mi madre y le decía que me había dormido en la ruta y que me tenía que quedar a dormir en casa de mi amiga. Mi madre, resignada, me dejaba casi siempre quedarme a dormir…

En 1º de BUP (hoy 3º de la ESO), con 14 años, me cambiaron de colegio. En aquella época no había tanta facilidad para las comunicaciones, y aunque al principio quedamos de vez en cuando y hablábamos por teléfono, poco a poco perdimos el contacto…

Ocho o nueve años después, mi hermana mayor menor se encontró con M. en una feria de ordenadores, y le dijo que me llamara y M. me llamó. Estuvimos hablando un montón de tiempo. Su padre había fallecido, el mío también. Estábamos las dos terminando la carrera, y nuestros respectivos novios estaban en Estados Unidos… Seguíamos teniendo grandes coincidencias en nuestras vidas…

Hace tres años Facebook llegó a mi vida, y empecé a encontrar gente del colegio de M., pero ni rastro de ella… Metí su apellido en el buscador un montón de veces durante los dos primeros años, y nada… Estaba su hermano mayor, pero ella no… y claro! me daba “vergüenza” atacar a su hermano para preguntarle por M.

Un día, para mi sorpresa metí su apellido y me salió ella ... y su foto, abrazada a un perrito cachorro… Qué ilusión! Qué ilusión! Qué ilusión! Me encantó verla allí, igual que siempre, con su sonrisa sincera y franca, y sus ojos llenos de alegría… Estuvimos chateando un montón, contándonos nuestras vidas… Seguimos teniendo muchas coincidencias, porque ella también tiene dos príncipes como yo, su princesa es la mayor, como MI ESTRELLA, y su terremoto es el menor, como MI PLANETA.

El verano pasado estuvimos a punto, a puntito de poder vernos, pero al final no fue posible. Ella vive a cinco horas de coche de mi, y no viene mucho a nuestra ciudad. Pero es feliz, siempre ha sido positiva, alegre y feliz… E irradia alegría y felicidad por todos sus poros.

Me sigue en este blog con auténtica pasión, y comenta prácticamente todos mis post… En todos me dice que me quiere, y además me lo dice de verdad. Yo también la quiero mucho, muchísimo.

El sábado, después de casi 25 años, nos volvimos a ver… Nos fundimos en un abrazo interminable. Se nos llenaron los ojos de lágrimas. Y volví a oir esas maravillosas carcajadas que me recordaron a mi infancia feliz con ella. Estuvimos rememorando nuestra infancia, nos estuvimos poniendo al día de nuestras vidas, cuando fui a llevarla a su casa nos perdimos con el coche, y acabamos en la puerta de un semiputiclub de las afueras de nuestra ciudad… ¡¡¡Nos partíamos de risa!!!

Ella no había cambiado nada. Según ella, yo si.

Sólo hay una cosa que hacíamos juntas y que ella ya no hace: fumar. En eso, claramente, me ha ganado.  

Con ella comencé a saber lo que significa la palabra AMISTAD.

Volverá en diciembre, y nos volveremos a ver, a abrazar, a emocionar y a reir a carcajadas…

Millones de gracias M. El sábado volví a recordar lo feliz que fui en mi infancia gracias, entre otras cosas, a tu maravillosa amistad.

6 comentarios:

MAMEN MARTIN dijo...

Hola mi vida soy M.
Siempre que me dirijo a ti lo hago como "mi vida", porque formas una parte muy importante de ella.
Gracias, gracias y mil gracias por enseñarme lo que es la pálabra AMISTAD, pasé junto a ti los mejores años de mi vida, mi infancia, la etapa más bonita que hay,la base de las personas,y tengo tantos recuerdos taaan bonitos y taaaan graciosos, fuí muy féliz a tu lado.
Ayer apareció mi hija con rosquillas en los calcetines y me acordé de ti!!,aprendimos a esquiar juntas,(tu llevabas un mono de nubes horrible)a cocinar, a montar en patinete por mi calle, te acuerdas! con el patinete un dia rompi la falda del uniforme, mi madre casi me mata. jajjaja,eramos inseparables y que bien lo pasabamos todo el dia riendonos.
Cierro los ojos y recuerdo perfectamente la casa de castellana,el portal,cuando jugabamos al tribial en la mesa de la cocina,y cuando nos fuimos con tu padre a coger musgo, te acuerdas?? para poner en el belén, que en tu casa era enooorme, recuerdo a tus padres y a tus hermanos, comer en tu casa, y a ese ser tan maravilloso que tu y yo sabemos llamado C, que quedaba esperandote en la parada de la ruta, tu no bajabas y te venias a mi casa,( pobre C) son tantos recuerdos que podria estár asi todo el dia.
Nos volvimos a reecontrar el sábado despues de muuuchos años,y no parabamos de reirnos,hasta acabamos perdidas en un semiputiclub y que risaaaa eh jajjjaja, siempre nos pasa algo....

Leyendo tu post me he emocionado muchisssimo,te sigo en tu blog con pasión y con mucho cariño hacia ti, si.., MI MEJOR AMIGA DE MI INFANCIA.
Me encanta reirme contigo!!!!

El sábado dia 15 de octubre del 2011 fué nuestro reencuentro, el comienzo de otra etapa de risas para nosotras, y ahora si que no nos va a separar nadie, ni la muerte!! me agarro a ti como sea.
Ahora nuestras hijas jugarán juntas, que fuerte!!!
TE QUIEROOOOOOOOOOOOOO,con toda mi alma.

eramos , somos y seremos siempre amigas.

Beatrice dijo...

Nena, aquí no se puede comentar nada más que los lagrimones de emoción que se nos escurren a los fanático-seguidores por las mejillas.
Bonita si que es la amistad y las verdaderas están hay para siempre, para toda la vida.
Enhorabuena por teneros, por reencontraros y por quereros tanto.

Anónimo dijo...

Solo hago un comentario "gracioso" para este post q efectivamente me ha emocionado......QUE RARO QUE OS PERDIERAIS EN COCHE MARY....
Que disfruteis de vuestro próximo. encuentro.
beso,
meri

MARTA U dijo...

Me acabo de emocionar un monton espero que durante media hora no se ponga nadie malo....que estoy trabajando!!!que bonito es conseguir reencontrarse con alguien tan importante y que ha contribuido que M sea la persona maravillosa que es.Un besazo para M que la quiero un huevo y que siendo tan feliz irradia y contagia su felicidad,viva LA AMISTAD de verdad como esta.BICOS

MARTA U dijo...

Me acabo de emocionar un monton espero que durante media hora no se ponga nadie malo....que estoy trabajando!!!que bonito es conseguir reencontrarse con alguien tan importante y que ha contribuido que M sea la persona maravillosa que es.Un besazo para M que la quiero un huevo y que siendo tan feliz irradia y contagia su felicidad,viva LA AMISTAD de verdad como esta.BICOS

Naray dijo...

Me pasó hace unos dos años algo muy parecido, también me reencontré con mi mejor amiga de la infancia y seguimos teniendo muchísimas cosas en común.
¡Gracias Facebook! ;)
Precioso post, preciosa historia :D

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.