lunes, 8 de junio de 2015

LOS ANTI-VACUNAS

Un niño de seis años, llamado Pau, se debate entre la vida y la muerte desde hace una semana porque sus padres decidieron en su día no vacunarle de difteria y de otras muchas enfermedades contagiosas… Y no recularon… Fue una decisión meditada y mantenida en el tiempo y en el espacio en el ejercicio de la patria potestad que ostentan sobre ese niño…

Como, pese a que su hijo no llevaba el calendario de vacunación normal de todos los niños, si llevaba una vida normal de ir al cole y jugar a la pelota en el parque, casi sesenta niños están siendo analizados en su población y ocho ya han dado positivo en la bacteria… Esos ocho no van a desarrollar la enfermedad porque, sus pésimos padres, sí les habían vacunado (debe ser que sus padres son unos mediocres y muy poco originales y han seguido lo que el sistema médico español no “obliga”, pero si aconseja)

Menos mal…

¿Por qué Pau no está vacunado?

Llevo días dándole vueltas a esta pregunta…

¿Por qué hay niños que no están vacunados?

No entiendo…

Qué estupidez es esa de que “yo no vacuno a mis niños porque me niego a meterles un virus en su organismo con su correspondiente anticuerpo y así cuando crezcan pueden coger tranquilamente esa enfermedad, contagiársela a los demás, hacer que sea su pequeño organismo el que genere los anticuerpos mientras padece las fiebres, diarreas, mucosas y reacciones correspondientes y, quizá, morir por ella de una manera natural, como el clico vital de la vida manda!!!”

No puedo entenderlo… No pude entender en su día a los Homeschoolers… No puedo entender a los que practican colecho y duermen acinados todos, con los niños incluidos, en la misma cama… No comprendo a las que dan de mamar a sus hijos hasta que hacen la primera comunión. No los entiendo, pero la diferencia con los antivacunantes es que no ponen en peligro la vida de mis hijos, sólo el desarrollo mental e intelectual de los suyos.

Imagino que si me pongo delante de un “naturista antivacunas” me dará miles de razones (de mogollón de peso) con las que explicarme porqué su hijo no está vacunado… Ese naturista antivacunas puede optar, sin problema, por no vacunar a su hijo, poniendo en peligro su vida y la de sus compañeros de pupitre.

Yo también le puedo dar mil disculpas para explicarle porqué le atizo al mío en el culo, para intentar corregir una actitud que mi hijo no deja de hacer pese a que yo insista en que no es la correcta y ante tal desobediencia, yo, mala madre donde las haya, le aplico un correctivo físico cualquiera como puede ser un azote.

La diferencia entre los dos es que él con su omisión vacunativa, totalmente reflexiva y pensada, pone en peligro la vida de su hijo y la de los demás niños, pero puede seguir andando tan tranquilo por la calle porque su actitud no está penada, ni es punible… y a mi, por intentar educar a mi hijo con un cachete en el culo, en un momento puntual de pérdida de nervios y cabreo supino, me pueden incluso quitar la custodia de mi hijo por mala madre.

Estoy un poquito cansada de que se lleve la moda anti-sistema… En el que ni la salud, ni la propiedad, ni la educación, ni el trabajo remunerado está bien visto… Ese sistema-anti-sistema por el cual tú decides sobre la vida de tus hijos, sin preocuparte de que saltarse las normas implica poner en peligro la vida de los míos…

Porque si mis hijos no le han contagiado a los tuyos una enfermedad erradicada de España como la difteria es porque yo, siguiendo este absurdo sistema, he vacunado a los míos, protegiendo a todos (los tuyos y los míos) de esos viruses… y tú que eres un gran padre y/o madre, te dedicas a dormir con ellos en la misma cama pero no les vacunas de las enfermedades correspondientes, haciendo de tu hogar un puñetero cocedero de bacterias que poder propagar con total impunidad y sin ningún tipo de vergüenza.

¿Y yo soy la mala madre?

Espero que lo que está pasando el pobre Pau sirva de precedente y haga meditar a todos aquellos que tienen a sus hijos sueltos por el mundo totalmente desprotegidos de bacterias, virus y demás enfermedades.


Y hoy si que estoy preparada para una guerra sin cuartel contra los defensores de la actitud anti-vacunas…

11 comentarios:

El 16 en discordia dijo...

Delicado tema.
Hay muchas cosas que no entendemos.
Yo tampoco entiendo que por creencias religiosas no le puedas donar sangre a tu hijo y permitas que muera.
Desde hace un tiempo para acá pienso que cada uno haga lo que quiera mientras que no me salpique,pero esto si salpica y es una pena,y con esto no quiero decir que no me de pena el primer caso que he expuesto,que también me la da y mucho.
Creo que estas cosas había que regularlas de alguna manera ya que se trata de algo que afecta a propios y ajenos.

Repito
Delicado tema.

Buen post


Un beso.

Luis dijo...

plas plas plas plas plas.... Completamente de acuerdo. Bien escrito.... Yo iría incluso más allá y denunciaba a esos padres por negligencia, por poner en peligro la vida de su hijo y la de muchos otros niños.

Grandullón dijo...

Cien por cien de acuerdo y sólo una reflexión ...si estos llegasen al poder no creo que permitieran a los padres tener tanta libertad sobre sus hijos más bien sería el Estado quien decidiese por todos ....pero es lo que hay .
Un beso

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Alguien debería defender a los niños de estos hipermegahippiguays irresponsables...

Tu catalan!

Irene dijo...

Mara! Hacía siglos que no te visitaba, sorry. Pero, ahora tengo unos cuantos post para leer. Bieeeeeeeen!
Qué fin de curso más agotador llevo.
Un súper abrazo ;)
En cuanto a las vacunas... yo es que ni me planteaba no vacunar a mis hijos. Me quedo con la frase de la enfermera con la primera vacuna que le puse a mi niño mayor: Al llorar yo solté un "ay pobre" y la enfermera me contestó "pobrecitos los que no pueden ponérselas".

Anónimo dijo...

Absolutamente de acuerdo. Pero tengo un pero, no le des un azote a tu hijo, ponle en el rincón de pensar, tenlo un tiempo sin play, yo qué sé, pero no castigues nunca con un correctivo físico. Has pensado en la diferencia que hay de al menos envergadura? No se puede defender!, no lo entenderá jamás, sea la causa que sea, y además, es humillante. No te enfades, eres libre de hacer lo que quieras! faltaría más. Yo he criado a dos y JAMÁS les he dado ni una colleja, ni un cachete. Sus castigos eran consecuencia de sus actos y aprendían igualmente. Me quedo por aquí, me encanta tu blog. Un saludo! Esther.

Alfred Comerma Prat dijo...

Desgraciadamente el niño en cuestión murió, para desespero del cuerpo médico que lo atendió y de sus padres.
En cuanto a un cachete bien o mal dado, es una cuestión delicada de juzgar, a veces es más un desahogo personal que no una medida correctiva y siempre es humillante para los dos, el receptor y el donante. En mi caso y con tres hijos, en contadísimas ocasiones recuerdo haber utilizado una medida coercitiva de esa envergadura, aunque a lo mejor ellos me desmienten.
Un saludo.

Alfred Comerma Prat dijo...

Desgraciadamente el niño en cuestión murió, para desespero del cuerpo médico que lo atendió y de sus padres.
En cuanto a un cachete bien o mal dado, es una cuestión delicada de juzgar, a veces es más un desahogo personal que no una medida correctiva y siempre es humillante para los dos, el receptor y el donante. En mi caso y con tres hijos, en contadísimas ocasiones recuerdo haber utilizado una medida coercitiva de esa envergadura, aunque a lo mejor ellos me desmienten.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola.
Quería preguntarte qué le inculcas a "tu PLANETA" en la cabeza y si todo el tiempo le recuerdas a "tu PLANETA" lo miserable que nació, vivirá y morirá; así como también saber si le vives recordando su inferioridad al lado de "ESTRELLA" y si, por ejemplo, le marcas esa diferencia y de qué maneras, tal vez haciendo que ella coma en mesa y él tirado en el suelo comiendo con la mano los restos de comida que a "ESTRELLA" se le caen de la boca...o cosas así.
También me gustaría daber si le recuerdas constantemente a "tu PLANETA" lo superiorisisísima que es "ESTRELLA" en comparación con él y lo obligas a "venerar y admirar" durante todo el día a su hermana (siempre desde su posición de inferioridad, claro está).
Y quería saber por qué no abortaste cuando te enteraste que íbas a parir un ser "inferior y de naturaleza miserable".
(Por las dudas, si te olvidaste, te sugiero releas tu Blog "Superiores, muy superiores").
Gracias por tu respuesta!

Marieta Poukia dijo...

Dios increíble, pero cierto siempre es grande. Después de varias versiones de mi solicitud por el

banco, he recibido un préstamo a través de una señora muy amable. Para obtener más información,

póngase en contacto con ella por correo electrónico a: marilinetricha@mail.ru que ofrece préstamos de

€ 3.000 a € 3.000.000 a cualquier persona capaz de devolver con intereses a una tasa baja de 2 %, no

lo dude ese mensaje. Esta es una realidad perfecta. Corre la voz a amigos y familiares que están en

necesidad.
el pago comienza cinco meses después de recibir su crédito
Que Dios os bendiga.

Anónimo dijo...

Bueno pues yo no entiendo por que metes en el mismo saco a los que no vacunan, los que dan el pecho y los que colechan. Efectivamente creo que no vacunar es un asunto de salud publica, ya que no vacunar tiene consecuencias tanto para el niño al que no se vacuna como para el resto de la población. Sin embargo, ¿a ti qué te importa si yo doy la teta a mis hijos durante mucho tiempo, o si duermo con ellos? Cada uno en su casa puede hacer lo que le parezca mientras no perjudique a nadie.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.