jueves, 5 de marzo de 2015

TERAPIAS

Últimamente todo el mundo va a terapia… De pareja, de grupo, deportiva, tolerante, ocupacional… Hay millones de tipos de terapias…

Los terapeutas, psicoterapuetas, psicólogos, psiquiatras, curanderos, nutricionistas, fisioterapeutas, herbolaristas, brujas lectoras de cartas, árbitros, profesores de yoga o pilates, amigables componedores… todos echan una mano a las personas que se encuentra “desamparados” por algún problema y necesitan una ayuda terapéutica…

Problemas familiares, intestinales, infantiles, adictivos, matrimoniales, saludables, amistosos, de pareja, traumas, de ubicación planetaria, laborales, enemistosos, insanos, persecuciones imaginarias… vivimos rodeados de problemas que no sabemos resolver solos y que precisan de un tercero ajeno a nuestras vidas para solucionarlo.

Yo nunca he ido a un terapeuta… Siempre he tirado de amigas, hermanos, madre, pareja, o confesor para dar solución o pedir ayuda, pero un profesional, como tal, previo pago de su importe, no ha conseguido una visita mía… Quizá lo hubiera necesitado, no lo sé, pero en principio, no he ido. No lo he creído oportuno.

No sé si en la vida me hubiera ido mejor si hubiera recurrido a un “profesional” de las desdichas, pero cada uno decide en un momento dado que es lo mejor para dar cura a sus amarguras… y a mi, la verdad es que me han ayudado mucho los míos, son los que me han dado consuelo y los que mejor me han aconsejado desde el cariño que me tienen… y no siempre me han dado la razón, que coño! Me han dado mucha caña, pero con un cariño brutal… Así he ido tirando… Y les estoy eternamente agradecidos.

No estoy en contra de acudir a un “doctor” en estas materias que sepa lidiar con las penas ajenas, pero yo… no he ido…

Tampoco me he “dopado”… No tomo pastillas para dormir, ni contra la ansiedad, ni tranquilizantes, ni hierbajos aromáticos anti-stress… No hago dietas contra determinados alimentos que me encrespan, ni meto velas en las neveras contra los que me molestan o acechan como hienas. No me pongo electrolitos desestresantes. No me reúno con grupos que padecen mis mismas miserias para compartirlas.

Eso si, si algún día necesito algo de lo mencionado, me lo tomaré o acudiré a verle.

Yo tengo mi propia terapia…

Las personas que me estorban o molestan me suelen venir a la cabeza cuando estoy conduciendo… En mi soledad más absoluta de coche, se me vienen al cogote, aquellos que considero que me han hecho “pupa” y pienso en el porqué y en el cuándo. Muchas veces pienso en llamarles, y preguntarles y prácticamente, en todas las ocasiones, deshecho de mi cabeza la llamada y practico mi terapia.

Mi terapia es la siguiente:

Miro al frente, veo su cara, me concentro en ella y digo en voz alta:

VETE A LA MIERDA

Ufff… Que relaxxxxxxxxxx!!!!!!! Me quedo nueva colega!!! Es mi mejor terapia. Pensar en el prójimo agresor y decir en voz alta:

VETE A LA MIERDA

VETE A LA MIERDA es lo mejor que se puede decir…

A mi no me gusta insultar directamente a la persona, ni meterme con sus anchuras de torso, ni con sus pocas luces mentales, tampoco me gusta acordarme de su familiares directos, ni me dispongo a defecar encima de su pobre madre porque en el fondo, ella no tiene la culpa de que su hijo/hija sea así. En todos estos casos sólo puedes terminar con un puñetazo del otro bien pegado y eso no compensa en absoluto.

Un buen VETE A LA MIERDA en soledad … ¡¡¡te deja nueva!!!

¿Lo has probado?

Inténtalo… Hazlo… Coge aire, inspira tranquilamente, pon en tu cabeza la cara de tu detractor y di con voz alta y clara:

¡VETE A LA MIERDA COLEGA!

Ojjjjjjjjjjjjjj…….. ¡¡¡qué maravilla!!! Repitelo otra vez con su cara en tu mente… Si cierras los ojos es colosal!!!

VETE A LA MIERDA!

Otra vez:

VETE A LA MIERDA!

Dilo en voz alta corre!!!

VETE A LA MIERDA

Ojjjjjjjj por Diosssssssssss qué gustazooooooooo!!!!!!!!!

¡Cómo relaja…! ¡Cómo llena…! ¡Cómo te quita los malos sentimientos…!

La sensación de mandar a la mierda a aquel que no ha sido bueno contigo tiene unos efectos terapéuticos bestiales, aunque no se lo estés diciendo directamente a la jeta. Da igual… No importa que no esté presente. Tú ya le has mandado a donde quieres que esté… Ah! … ¡¡¡Y es gratis!!!

Yo debería empezar a cobrar por desvelar mis secretos terapéuticos….




4 comentarios:

El 16 en discordia dijo...

Tampoco he ido a ningún sitio para que me asesoren en estos temas,al igual que tu haces,pido consejo a mis familiares,normalmente a mi mujer.
Estuve una temporada pensando en soledad normalmente con la almohada el POR QUE del trato recibido por parte de algunas personas,el POR QUE de la diferencia entre lo dado y lo recibido.
Esto último ya lo tocaste en un post,y dije que es un poco egoísta por mi parte esperar algo a cambio de.
Pero soy así me gusta que me traten como trato.
No me he desviado del tema noooooo.
Ahora lo que hago si intuyo que alguien me puede hacer daño es pasar de ella.
De los que me lo hicieron también pasar.
Pero algún día probaré lo del
VETE A LA MIERRRRRRDA.
Eso si,no lo haré con la almohada,buscaré algún sitio más discreto,posiblemente el coche,como tu.Te copio la estrategia.

Buen post


Un beso.

Anónimo dijo...

http://youtu.be/qmvhtB9s4yk

Grandullón dijo...

Si ,la verdad es que te vas a tener que dedicar al ahora tan de moda "coaching" y cobrar por ello .
Un beso

Blogger dijo...

New Diet Taps into Innovative Plan to Help Dieters LOSE 20 Pounds in Just 21 Days!

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.